Queridos Lectores: Estamos en el mes en que celebramos el Día de Acción de Gracias y en el que contamos las bendiciones que recibimos. Es un mes en el que debemos agradecer todos los días. Dar Gracias a Dios.

Y en la edición que estamos preparando y que se imprimirá en una semana, tendremos un especial al que me quiero adelantar en esta columna. Se trata de cómo damos gracias a nuestra Iglesia.
Sí, la Iglesia es nuestra casa, lejos de nuestros países de origen. La Iglesia nos abre las puertas y nos lleva a vivir la entrega no sólo a Dios sino a nuestra comunidad. Por eso, pensar en dar gracias a la Iglesia con nuestra contribución económica, es algo que debemos planear. 

En nuestra edición del mes de noviembre, tendremos un especial sobre este tema. Los invito primero que todo, a leer la columna del Arzobispo Alexander Sample en la que él nos lleva a reflexionar sobre la importancia de agradecer a nuestra Iglesia y hacerlo en una forma que sale del corazón y con nuestra contribución económica.

En cada comunidad de fe, vemos cómo las puertas se han abierto para la comunidad hispana y tenemos un sitio. Así mismo, debemos retornar y agradecer.

Este mes nuestra edición tiene otras historias de esperanza que nos llevan a ver cómo esta Iglesia tiene una comunidad activa que vive su fe y sus tradiciones, como la del Día de Muertos. Los invito a leer sobre la Conferencia Catequética, el retiro para las Familias de San Juan Bautista y sobre el V Encuentro, pues vamos de camino a este gran momento para la Iglesia de hoy.

Y pasando a otros temas de la comunidad, quiero referirme a la forma como el Portland Mercado este año celebró el Día de Muertos con una hermosa exhibición de altares que fueron homenaje de organizaciones como el Programa Hispano Católico y Hacienda CDC, entre otros. Fue un espacio de alegría, de compartir la cultura. Un espacio que reafirma nuestras tradiciones a través de los deliciosos platillos que se pueden degustar.

Desde que se abrió el Portland Mercado al público hace dos años, se ha convertido en un sitio de reunión, de amistad, donde el olor de la comida, el colorido y la música nos llevan en un viaje a Latinoamérica. 

Estas semanas previas al Día de Acción de Gracias, los invito a detenernos en la reflexión de todo lo que podemos agradecer en nuestra vida. Cada día, la familia, la comunidad y nuestra Iglesia. Que en todo lo bueno que tenemos veamos reflejado quienes somos y nos acerquemos a otros en nuestra comunidad, para multiplicar todas las bendiciones.

Los invito a seguir nuestra edición online, la cual hemos mantenido con las noticias de cada día y que reflejan la gran actividad que vivimos en nuestro estado de Oregon y en el país. Con las noticias estamos informados y al día.