Queridos Lectores:

Los tiempos de la Iglesia y nuestra comunidad son muy difíciles. Con las denuncias de abuso sexual por parte de la Iglesia en todo el país, surgen nuevos interrogantes entre los católicos. Se siente que se pierde la confianza y la fe. Hay silencio en nuestro interior.

Hoy, quiero invitar a todos los lectores de nuestra publicación católica, a leer detenidamente la Carta de nuestro Arzobispo Alexander Sample. Sus palabras llegan a todos nosotros. Este fin de semana tuve la oportunidad de escuchar su homilía en la Misa previa al juego de los Portland Timbers, tan publicitada en la Arquidiócesis de Portland, durante las últimas semanas. Y la voz del Arzobispo se escuchó clara. No se habló de fútbol, ni de celebración. Se habló de los tiempos de tribulación por los que atraviesa nuestra Iglesia Católica.

Los invito a leer su carta, pues el Arzobispo explica detenidamente sus sentimientos y la situación que afecta a nuestra comunidad, frente a las denuncias en contra del clero, que se han tomado los titulares de los medios en el mundo entero.

La carta del Arzobispo enfatiza lo siguiente. Y quiero poner de presente estos apartes para invitar a todos los católicos hispanos a leer su mensaje. El Arzobispo nos explica el por qué de su silencio. “Tenía que tomar un tiempo para reflexionar profundamente en oración sobre lo que está saliendo a la luz y responder de una manera que viene profundamente de mi oración y discernimiento. No quería responder desde una perspectiva legal o de relaciones públicas, más bien como un pastor de almas. Si mi retraso ha causado daño o frustración, lo siento”, escribió.

"Me he conmovido hasta lo más profundo de mi alma por ellos", escribió el Arzobispo Sample en la carta de cinco páginas, que incluye un llamado a renovar el cuidado de las víctimas de abuso, revitalizar la vida de oración entre todos los sacerdotes y sobre todo, contar con un grupo de investigación externo dirigido por laicos. El Arzobispo Sample también dijo que los Obispos deberían tener los mismos estándares que los sacerdotes ante en esta situación.

Una investigación del gran jurado sobre décadas de abuso sexual en Pensilvania siguió a las revelaciones sobre los crímenes dados a conocer contra el ex cardenal Theodore McCarrick, quien dirigió la Arquidiócesis de Washington DC. Esta noticia ha conmocionado a la Iglesia de los Estados Unidos. Los escándalos de abuso, incluidos los encubrimientos de los obispos, también han conmocionado y entristecido a los católicos en Chile, Irlanda y Australia en el último año.

Las noticias en nuestra edición digital han seguido de cerca las reacciones y la repercusión de las denuncias. En momentos como éste es importante estar informado, pues como católicos podemos hablar de lo que está sucediendo. El Arzobispo lo dijo el domingo pasado en la Misa: "Unidos vamos a salir adelante". Un mensaje de esperanza en medio de esta dura realidad que afecta indudablemente a las víctimas.