El Alto Comité para la Fraternidad Humana invita a participar este 14 de mayo a todos los creyentes del mundo, independientemente de la religión que profesen, en una Jornada de oración, ayuno y súplica pidiendo a Dios que proteja a la humanidad contra el coronavirus. 

La Conferencia Episcopal Española (CEE), la Comisión Islámica de España y la Federación de Comunidades Judías de España hicieron un llamamiento a unirse a la Jornada Mundial de Oración, ayuno y obras de misericordia por la humanidad que se celebra el 14 de mayo para pedir por el fin de la pandemia de coronavirus.

Mons. Adolfo González Montes, Obispo de Almería (España) y Presidente de la Subcomisión Episcopal para las Relaciones con las Confesiones de la Conferencia Episcopal Española (CEE) ; junto con Mohamed Ajana El Quafi, Secretario de la Comisión Islámica de España, e Isaac Benzaquén Pinto, presidente de la Federación de Comunidades Judías de España enviaron un comunicado en el que invitan a todas “las comunidades religiosas judías, cristianas y musulmanas y a cuantos creen en Dios para rezar por el fin de la crisis sanitaria”. 

Según precisan en el comunicado, “la situación de crisis mundial desencadenada por la pandemia del coronavirus, que azota a la humanidad y pone en peligro la vida de millones de personas, evidencia  la fragilidad de la vida humana” y al mismo tiempo “nos invita a unirnos en una lucha común contra los efectos devastadores de esta enfermedad”.

También expresan su “fraterna cercanía al sufrimiento de los enfermos” y aseguran que encomiendan a Dios Misericordioso “a las personas fallecidas, al tiempo que manifestamos a los familiares de quienes han perdido seres queridos nuestra cercanía”. 

“Igualmente queremos expresar nuestro profundo agradecimiento a todo el personal sanitario y a la comunidad científica por su trabajo, con auténtico espíritu de servicio y entrega por el bien de la humanidad”, precisaron.

De esta manera aseguran que “con este doloroso motivo pero llenos de esperanza en la misericordia del Señor” invitan a unirse en oración a las comunidades religiosas judías, cristianas y musulmanas y cuantos creen en Dios, Creador y Protector de la Vida para que “eleven súplicas y oraciones para que ponga fin a esta pandemia, nos consuele en la aflicción y ayude a cuantos trabajan en la investigación científica al servicio de la salud a encontrar el tratamiento adecuado para vencer la enfermedad y vernos libres de las consecuencias sanitarias, económicas y humanitarias de este grave contagio”.

En esta jornada de oración, ayuno y obras de misericordia animan a que “las comunidades creyentes y cuantas personas de buena voluntad se asocien a ella supliquen a Dios a una sola voz para que ayude a la humanidad a salir de esta situación de dolor y sufrimiento, y nos afiance en la fe de que su misericordia y amor por  nosotros no tienen fin”.

Además recuerdan que las tres grandes religiones monoteístas se encuentran en un tiempo de gracia y oración por la celebración en estos días de su grandes fiestas anuales. 

La Pascua judía, que para el pueblo hebreo conmemora la liberación de la esclavitud de Egipto; la Pascua cristiana, que para los discípulos de Jesús celebra el misterio la muerte y resurrección de Cristo; y el mes de Ramadán, que para los musulmanes festeja la primera revelación de Dios al profeta Muhammad.

Un tiempo “propicio para la oración y el cambio, para volvernos al rostro de nuestro prójimo y elevar a Dios el corazón orante por la salvación del mundo”, apuntan.