La presencia de voluntarios es requerida en la reapertura de las iglesias ya que estas deben limpiarse y desinfectarse completamente antes de abrir sus puertas y después de la celebración de cada misa. A medida que los condados cumplen los requisitos e inician el proceso de reapertura, algunas iglesias de la Arquidiócesis de Portland paulatinamente han comenzado a reabrir sus puertas, mientras que otras han anunciado su reapertura próximamente. (Foto cortesía Iglesia San Mateo).
La presencia de voluntarios es requerida en la reapertura de las iglesias ya que estas deben limpiarse y desinfectarse completamente antes de abrir sus puertas y después de la celebración de cada misa. A medida que los condados cumplen los requisitos e inician el proceso de reapertura, algunas iglesias de la Arquidiócesis de Portland paulatinamente han comenzado a reabrir sus puertas, mientras que otras han anunciado su reapertura próximamente. (Foto cortesía Iglesia San Mateo).

La reapertura gradual de las iglesias de la Arquidiócesis de Portland fue anunciada por el arzobispo Alexander Sample, con restricción limitada a 25 feligreses en cada misa a partir del 9 de mayo del 2020.

El 7 de mayo la gobernadora Kate Brown dio a conocer los detalles del proceso de reapertura a seguir, incluyendo la orientación y pautas específicas que los condados, empresas, negocios y establecimientos comerciales deben cumplir para obtener la aprobación de la reapertura gradual.

Los criterios sobre la apertura establecidos por la gobernadora requieren el uso generalizado de máscaras de protección facial, mantener la distancia física de seis pies entre individuos tanto como sea posible y seguir buenas prácticas de higiene y desinfección.

A medida que los condados cumplen los requisitos e inician el proceso de reapertura, algunas iglesias paulatinamente han comenzado a reabrir sus puertas mientras que otras han anunciado su reapertura próximamente.

***

“Reabrir no es una tarea fácil. Estamos alegres, pero al mismo tiempo sujetos al cumplimiento de los requisitos del condado y de la Arquidiócesis”, dijo el padre Lucio Villalobos, pastor de la iglesia San Mateo, en Hillsboro, cuya reapertura se inició el 30 de mayo.

Algunos de los requisitos que los condados deben cumplir antes de solicitar la aprobación de la fase uno por parte de la gobernación, incluyen mostrar una disminución de contagios de Covid-19 o registrar menos de cinco hospitalizaciones, tener suficiente capacidad de pruebas de Covid-19 y rastreo de contactos, establecer planes de aislamiento y cuarentena para nuevos casos, disponer de capacidad hospitalaria para manejar cualquier aumento en casos de Covid-19 y tener suficiente equipo de protección personal para los trabajadores de la salud.

La iglesia San Mateo también reanudará el sacramento de la Confesión y abrirá la Capilla de Adoración.

“Hemos convocado la ayuda de voluntarios porque necesitamos la colaboración de varias personas para garantizar la seguridad de todos”, dijo el sacerdote.

Las iglesias deben limpiarse y desinfectarse completamente antes de abrir sus puertas y después de la celebración de cada misa.

“La presencia de voluntarios es requerida en las iglesias ya que ellos son los encargados de abrir la puerta, controlar el número de personas que ingresan y verificar su inscripción, conducir a los parroquianos a su lugar asignado y colaborar con la limpieza después de la misa”, explicó el padre Lucio.

A medida que los condados entran en la primera fase de reapertura de acuerdo con los requisitos del estado, las iglesias según su ubicación y circunstancias específicas han podido reabrir y comenzar la celebración de misas con la asistencia de un número limitado de feligreses.

El arzobispo Sample solicitó a los fieles tener “gran comprensión y paciencia durante este periodo de transición al regresar a cierto nivel de normalidad de la vida de nuestra iglesia”.

Debido a que el proceso de reapertura está circunscrito a cada condado, no todas las iglesias están listas para abrir simultáneamente.

El arzobispo reiteró su recomendación de comunicarse con su iglesia más cercana para obtener información en detalle sobre el plan individual de reapertura.

***

“Ha sido reconfortante y me dio mucha alegría volver a celebrar la misa con la asistencia de feligreses, sin embargo, necesitamos ser aún más responsables en cuidarnos unos a otros”, dijo el padre Julio Torres, sacerdote de la iglesia San Enrique, en Gresham, la cual reabrió sus puertas en mayo 30.

“Agradezco la paciencia y comprensión de los feligreses en aceptar las medidas y restricciones del proceso de reapertura. Quiero reiterar a los parroquianos que los sacramentos deben realizarse en la parroquia que les corresponde”, dijo.

“Me entristece no poder celebrar los sacramentos, especialmente los funerales y las bodas”, dijo el sacerdote Torres.

“La prioridad en todo este proceso es la salud y la vida, tal como lo han expresado las autoridades y nuestro arzobispo”, añadió el padre Torres. 

“Es esencial seguir las recomendaciones, quedarse en casa si es posible, mantener la distancia, usar los tapabocas y evitar las aglomeraciones de personas”, dijo.

***

La iglesia San Patricio, en Canby, reabrirá sus puertas a partir del 22 de junio, dijo el padre Arturo Romero. 

“Tengo sentimientos de alegría, pero al mismo tiempo de preocupación”, continuó el sacerdote Arturo. “Estoy emocionado de volver a reunirme con los miembros de mi comunidad, aunque sea un grupo pequeño”, dijo.

“Sé que estamos viviendo una época difícil, con muchas personas enfermas y fallecidas, pero también ha sido una oportunidad para reflexionar y crecer en muchos aspectos. Pienso que hemos aprendido a valorar la necesidad de la oración, de la Eucaristía, de estar en comunidad. A veces dejamos de lado ciertas cosas y esta pandemia nos ha permitido confirmar que la vida espiritual es tan importante como la vida material”, dijo el sacerdote.

“Es un motivo de alegría regresar a una ‘nueva normalidad’ que por cierto es bastante inusual, sin embargo, estamos listos para adaptarnos a las circunstancias y enfrentar los retos que esto conlleva”, dijo.

“Algo que realmente quiero destacar es el apoyo incondicional de la comunidad. Mantenernos en contacto a través de las plataformas digitales ha sido fundamental para apoyarnos mutuamente en ir superando estas circunstancias difíciles. Siento que he experimentado un crecimiento como líder de mi comunidad”.

En esta ‘nueva normalidad’, “es muy valioso el papel de los voluntarios”, expresó el sacerdote “agradezco la voluntad de servicio de tantas personas que siempre están listas para colaborar. Soy afortunado de contar con el apoyo de un grupo de voluntarios para ayudarme en todo este proceso que pronto iniciaremos”.

Quiero reiterar el mensaje de nuestro arzobispo de tener paciencia, ser caritativos, ser comprensivos y mantenernos en oración. La oración cambia y transforma todo y si fortalecemos nuestra relación con Dios, el nos da la fuerza para superar cualquier adversidad que se nos presente”, concluyó.

***

La iglesia San Alexander en Cornelius anuncio el 11 de junio en su sitio en Facebook que la reapertura se realizará a partir del 22 de junio. 

El padre David Schiferl publicó la siguiente declaración en la página de la iglesia en Facebook: Nos complace anunciarles que la reapertura limitada para asistir a misa comienza el lunes, 22 de junio. Las inscripciones para las misas se abren el lunes, 15 de junio. Visite nuestra página web para conocer todos los detalles. (por favor compartan con sus conocidos que no tienen acceso a estas plataformas, gracias por ayudarnos a compartir la información).

Por favor sean pacientes mientras navegamos la reapertura con las medidas de seguridad actuales y con nuestro continuo trabajo en reprogramar los sacramentos pendientes y demás actividades.