El presidente del Consejo Pontificio para la Promoción de la Nueva Evangelización, Mons. Rino Fisichella, relató que al rezo del Rosario del Papa Francisco, que se llevará a cabo en los jardines del vaticano el sábado 30 de mayo, está confirmada la participación de más de 40 santuarios marianos de diferentes ciudades del mundo.

Tales santuarios se conectarán con el Santo Padre durante el rezo del Rosario en la gruta de Nuestra Señora de Lourdes ubicada en los Jardines del vaticano, por lo que los organizadores estiman que serán miles de personas a seguir este momento de oración.

Además, en una entrevista concedida a la oficina del Vaticano de EWTN, Mons. Fisichella anticipó que en junio este dicasterio vaticano llevará a cabo varias iniciativas, por ejemplo, la publicación del mensaje de la Jornada de los pobres y una iniciativa online sobre catequesis.

“El uso de las nuevas tecnologías permite crear comunidad e iniciativas, a pesar de las limitaciones”, indicó.

En este sentido, Mons. Fisichella afirmó que será posible “tener un momento de oración en unidad con el mundo” gracias a que existen miles de santuarios en el planeta por lo que “será posible tener “un momento de oración universal”.

Como había informado previamente el Vaticano, la intención del rezo de este Rosario “es para pedir la ayuda y el consuelo de la Santísima Virgen María durante la pandemia del coronavirus Covid-19”.  

La oración en vivo se realizará a las 5:30 p.m. (hora de Roma) el sábado 30 de mayo, y será transmitida en televisión por EWTN y las redes sociales de EWTN y del Grupo ACI.

Los organizadores pidieron a los santuarios católicos “que participen celebrando su propia recitación del Rosario, de acuerdo con las medidas locales de salud, a la misma hora del evento de Roma y promover esta iniciativa”.

De acuerdo con la información difundida por la oficina de prensa de la Santa Sede este 29 de mayo, el Rosario será rezado por personas que han trabajado durante la pandemia del coronavirus o que han padecido de cerca las consecuencias del COVID-19 en Italia.

Entre ellos hay integrantes de tres familias que tuvieron bebés durante la pandemia, un médico, una enfermera, un voluntario de la protección civil con su esposa y su hija, el capellán del hospital nacional de enfermedades infecciosas, una persona que perdió a un familiar cercano por el coronavirus, una periodista y finalmente, un sobreviviente y una superiora general que también se recuperó del COVID-19.