John O'Hara, editor del Catholic Sentinel desde 1903 hasta 1928, trabaja en la oficina del periódico en el centro de Portland, Oregon, alrededor de 1910. El Centinela cumple 150 años desde que inició su publicación. (Fotografía cortesía de los archivos del Catholic Sentinel).
John O'Hara, editor del Catholic Sentinel desde 1903 hasta 1928, trabaja en la oficina del periódico en el centro de Portland, Oregon, alrededor de 1910. El Centinela cumple 150 años desde que inició su publicación. (Fotografía cortesía de los archivos del Catholic Sentinel).

PORTLAND, Oregon. (CNS) — Mientras muchos periódicos de EE. UU. cierran o se reducen, el periódico católico de Oregon Catholic Sentinel se ha mantenido durante décadas e incluso ha registrado un pequeño aumento en el número de lectores.

El Catholic Sentinel, fundado en Portland por inmigrantes irlandeses en 1870, ha estado repetidamente en peligro, pero ha sobrevivido.

"Supongo que han podido haber pequeños milagros", dijo Ed Langlois, quien ha trabajado en el Catholic Sentinel desde 1993 y ha sido el editor ejecutivo desde el 2016.

Desde el 2016 hasta ahora, la circulación bimensual del periódico impreso ha aumentado de 22.000 a 24.000 ejemplares. Esto a pesar de que gran parte de los lectores del Catholic Sentinel se han pasado a los medios sociales y su sitio web.

Alrededor de 750 personas por día, visitan el sitio web de catholicsentinel.org, cerca de la mitad provienen de Facebook.

Langlois explica que el Catholic Sentinel comenzó como la voz de una comunidad inmigrante asediada y evolucionó para convertirse en la manera en que los católicos cuentan sus historias y expresan sus puntos de vista en una cultura local que siempre ha sospechado de la iglesia.

"Al principio, era el establecimiento protestante, y ahora es la cultura secular predominante", dijo. "Siempre hemos estado marginados, pero también siempre hemos creído que tenemos algo que ofrecer para beneficiar a la sociedad en general”.

Langlois se irrita ante los intentos de etiquetar al periódico como conservador o liberal, incluso por aquellos que están dentro de la iglesia.

"No somos ni lo uno ni lo otro. Somos católicos", dijo, explicando que el Catholic Sentinel ofrece principalmente historias de interés humano, aunque en editoriales claramente asume posiciones en contra del aborto, el suicidio asistido, la pena de muerte, la pobreza y la guerra imperialista.

"Nos preocupamos por la gente marginada. Como muchos católicos, nunca hemos encajado fácilmente dentro de la estructura bipartidista", dijo Langlois.

Durante tres años consecutivos, el Catholic Sentinel ha sido nombrado el mejor periódico de su clase en un concurso nacional organizado por la Asociación de Prensa Católica de los Estados Unidos y Canadá.

Recientemente, el Catholic Sentinel se ha especializado en contar historias de católicos común y corrientes, pero también en analizar tendencias como los líderes religiosos manipuladores, los estudiantes discapacitados en las escuelas católicas, el tráfico humano y el racismo en la religión.

En marzo de 1870, el arzobispo Francis Blanchet recibió la noticia de Roma de que su archidiócesis de Oregon tenía un periódico católico iniciado por laicos.

La noticia le sorprendió, pero la aprobó, ofreciendo "muchos cálidos deseos de éxito y larga vida".

El Catholic Sentinel fue el primer periódico católico de la Costa Oeste de los Estados Unidos. Fundado por un vendedor de verduras y un impresor, el primer periódico incluía anuncios para servicios de impresión —“Siempre con precios justos”— y  —“frutas y verduras, cultivadas localmente o provenientes de lugares tan lejanos como Hawai”—

Además de defender a ultranza a los católicos en Oregon, el periódico también publicaba noticias sobre el Vaticano, Europa y el resto de los Estados Unidos. Esto continúa siendo así.

Desde 1928, el Centinela ha sido propiedad de Oregon Catholic Press, que también publica música de alabanza que se distribuye por todo el mundo.

"El sesquicentenario del Centinela Católico es un logro enormemente significativo en la historia de la iglesia local", dijo Wade Wisler, editor ejecutivo de Oregon Catholic Press. "Piensen en los eventos locales, regionales, nacionales y mundiales que el periódico reseñó, mientras que Portland pasó de ser un pequeño asentamiento a orillas del Willamette a la bulliciosa área metropolitana que es hoy en día.

Muchos no están al tanto de lo rica y fuerte que es la comunidad católica y de la historia que tiene aquí; el Catholic Sentinel jugó un papel importante en su formación".

Desde su inicio, el periódico ha contado con editores de carácter. En una disputa con el Oregonian en 1906, el editor del Catholic Sentinel John O'Hara escribió que los católicos estaban ofendidos por "el tono burlón y arrogante de un escritor infiel superficial, ignorante y engreído..." cuyo trabajo había aparecido en el periódico diario secular.

En otras ocasiones las confrontaciones han sido con los lectores. En 1983, cuando el periódico informó que un prominente sacerdote de Portland fue creíblemente acusado de pedofilia, otro clérigo acusó al editor de “absoluta crueldad" y "falta de sensibilidad, de la que incluso la prensa secular no era culpable".

Langlois dijo que está agradecido de que el arzobispo Alexander K. Sample, cabeza de la arquidiócesis de Portland, respete el papel de una prensa libre y fervorosa.

El periódico tiene una edición especial de aniversario que saldrá el 7 de febrero y celebrará una jornada de puertas abiertas el 13 de mayo. Habrá un tour el 8 de agosto por las antiguas oficinas del Catholic Sentinel y una misa y cena el 24 de octubre.