Familiares, amigos y otros miembros de la comunidad se reúnen en un monumento conmemorativo improvisado en Brooklyn Center, Minn., el 12 de abril de 2021, en el lugar donde Daunte Wright fue baleado por una oficial de policía de Brooklyn Center murió el 11 de abril durante una parada de tráfico. (CNS Foto/Dave Hrbacek, The Catholic Spírit).
Familiares, amigos y otros miembros de la comunidad se reúnen en un monumento conmemorativo improvisado en Brooklyn Center, Minn., el 12 de abril de 2021, en el lugar donde Daunte Wright fue baleado por una oficial de policía de Brooklyn Center murió el 11 de abril durante una parada de tráfico. (CNS Foto/Dave Hrbacek, The Catholic Spírit).

El arzobispo de Saint Paul y Minneapolis, Estados Unidos, Mons. Bernard Hebda, rezó por la paz y por todos los involucrados en el tiroteo que causó la muerte de Daunte Wright.

En su mensaje, Mons. Hebda indicó que ora por “el reposo eterno (de Wright), por su familia y por todos los que lo amaban”, y señaló que también reza “por la oficial de policía del Brooklyn Center involucrada en el tiroteo, y por su familia y amigos, sospecha que también está sufriendo, pero de una manera diferente”, indicó.

El 11 de abril, en un control de tráfico en Brooklyn Center, un suburbio de Saint Paul y Minneapolis, los agentes de policía intentaron arrestar a Daunte Wright, un afroamericano que tenía una orden de arresto pendiente.

Wright se resistió al arresto e intentó escapar en su vehículo, cuando una oficial disparó. Wright condujo varias cuadras antes de estrellarse y murió en el lugar del accidente.

El jefe de policía indicó que, en un video proveniente de la cámara que la agente llevaba incorporada al uniforme, se puede ver que el tiroteo fue un accidente, pues la oficial tenía la intención de usar una pistola paralizante contra Wright.

La oficial fue puesta en licencia administrativa.

El tiroteo que causó la muerte Wright ocurrió en el marco del juicio a nivel nacional de Derek Chauvin, oficial de policía de Minnesota acusado de matar a George Floyd, un hombre negro que perdió la vida tras ser arrestado y agredido por un grupo de policías.

El 25 de mayo de 2020 un grupo de policías de Minneapolis detuvieron y agredieron a Floyd, afroamericano de 46 años, acusándolo de haber usado un billete falso de 20 dólares en una tienda local y de resistirse a la autoridad.

Uno de los agentes mantuvo su rodilla por varios minutos sobre el cuello de Floyd. El hombre perdió la conciencia y fue llevado por paramédicos a un hospital, donde se le declaró muerto.

La combinación de eventos ha provocado protestas, disturbios y saqueos en Minneapolis, que llevó a desplegar a la Guardia Nacional e imponer un toque de queda.

Mons. Hebda señaló que “si bien los primeros indicios apuntan a que el tiroteo fue accidental”, es necesario “que se permita a los encargados de la Oficina de Investigación Criminal completar una investigación exhaustiva antes de emitir un juicio personal sobre lo ocurrido”.

Además, pidió a la comunidad que “haga una pausa y ore, particularmente durante este tiempo de tensión ya elevada debido al juicio de Chauvin” y mencionó que el pedido de paz que ha llegado de la familia de George Floyd es una fuente de inspiración.

Mons. Hebda animó a que “todos nos tomemos un tiempo todos los días para orar por la justicia, pero también por la paz en nuestras familias y comunidades”.

Traducido y adaptado por Harumi Suzuki. Publicado originalmente en CNA