Dos arzobispos de Estados Unidos rechazaron las “indignantes” mentiras que circulan sobre San Junípero Serra y criticaron un nuevo proyecto de ley en California, que busca reemplazar una estatua del santo en el capitolio estatal.

En agosto de 2021, los legisladores de California votaron a favor del Proyecto de Ley 338 de la Asamblea, que busca reemplazar la estatua de San Junípero Serra en el capitolio por una en honor a las poblaciones indígenas locales.

El texto del proyecto de ley afirma que Serra y sus misiones fueron responsables de una serie de atrocidades contra los pueblos nativos, y establece que “la historia y las contribuciones (indígenas) han sido relativamente ignoradas, escritas con grandes discrepancias y mitologías falsas”.

“Una de las brechas más grandes entre la historia y la realidad ha sido el recuento del período de la misión en la historia de los nativos americanos y el papel del fraile franciscano Junípero Serra”, afirma el proyecto.

Además, indica que Serra supervisó el sistema de misiones que incluía “la esclavitud de adultos y niños, mutilaciones, genocidios y agresiones a mujeres”.

En un artículo publicado el 12 de septiembre en el Wall Street Journal, el arzobispo de Los Ángeles y presidente de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos (USCCB), Mons. José Gomez, y el arzobispo de San Francisco, Mons. Salvatore Cordileone, mostraron su rechazo a esta ley.

“Si bien hay mucho que criticar de este período, ningún historiador serio ha hecho jamás afirmaciones tan indignantes sobre Serra o el sistema de misiones, la red de 21 comunidades que los franciscanos establecieron a lo largo de la costa de California para evangelizar a los nativos”, señalaron.

Los arzobispos resaltaron que los legisladores se basaron en “un solo libro tendencioso escrito por el periodista Elías Castillo”. El libro “Una cruz de espinas: la esclavitud de los indios de California por las misiones españolas”, se cita en el proyecto de ley como el “relato más preciso y completo del período”.

“Como líderes de las dos comunidades católicas más grandes del estado, servimos a miles de californianos nativos que profesan la fe católica desde sus antepasados que ayudaron a construir las misiones”, indicaron. “Entendemos la amarga historia de la explotación nativa. Pero la historia puede ser complicada y los hechos importan”, agregaron.

Los arzobispos describieron a San Junípero Serra como un “personaje complejo”, que “defendió la humanidad de los indígenas, denunció el abuso de las mujeres indígenas y argumentó en contra de la imposición de la pena de muerte a los nativos que incendiaron una misión y asesinaron a uno de sus amigos”.

Además, resaltaron que cuando el santo ya era mayor y estaba enfermo viajó 2 mil millas hasta la Ciudad de México “para exigir que las autoridades adoptaran una declaración de derechos para los nativos que él había escrito”.

El gobernador Gavin Newsom “conoce la historia de California lo suficientemente bien como para ver que las acusaciones contra Serra no son ciertas”, subrayaron.

"En 2019, se disculpó por la historia de injusticia del estado contra los nativos, reconociendo que fue el primer gobernador de California, Peter Burnett, quien lanzó lo que Burnett llamó ‘una guerra de exterminio’”, añadieron.

Los arzobispos indicaron que esa “guerra de exterminio” comenzó más de 60 años después de la muerte de San Junípero Serra.

“La destrucción de los nativos ocurrió mucho después de que él se fue y muchas de las misiones fueron asumidas por el gobierno”, remarcaron.

La estatua de San Junípero Serra fue derribada por manifestantes en junio de 2020 y desde entonces ha estado en un área de almacenamiento. Sin embargo, en lugar de reemplazar la estatua, los arzobispos propusieron agregar una estatua adicional en el capitolio para honrar a las poblaciones indígenas.

“La forma en que elegimos recordar el pasado da forma a las personas que esperamos ser en el futuro”, subrayaron.

“No podemos pensar en ningún símbolo mejor para este estado multiétnico comprometido con la dignidad humana y la igualdad que colocar dos estatuas en el Capitolio de California, una que celebra la herencia viva de los pueblos indígenas de California, y otra que refleje la fe y el liderazgo de su defensor San Junípero Serra”, concluyeron.