Las familias, siguiendo la tradición cultural, trajeron a sus niños y niñas ataviados con atuendos indígenas, de san Juan Diego y de la virgen para hacer la ofrenda floral, rezar el Rosario y cantarle a la Virgen. (Isra NJ)
Las familias, siguiendo la tradición cultural, trajeron a sus niños y niñas ataviados con atuendos indígenas, de san Juan Diego y de la virgen para hacer la ofrenda floral, rezar el Rosario y cantarle a la Virgen. (Isra NJ)

El 12 de diciembre es la fiesta más esperada por los fieles devotos para rendir homenaje a la patrona de México, Filipinas y Emperatriz de las Américas, cuando se cumplen 488 años de sus apariciones.

Este año, las ofrendas y celebraciones se intensificaron en las iglesias a partir del 8 de diciembre debido a que el 12 de diciembre es un jueves; por ejemplo, en la iglesia de San Alejandro en Cornelius, el 8 de diciembre con motivo de la fiesta de la Inmaculada Concepción, se celebró un festejo con peregrinación, expresiones culturales y comida.

Los festejos guadalupanos se convierten en un despliegue devocional y cultural en las iglesias católicas y El Centinela registra en esta edición, algunas de las variadas formas de celebración.

Ofrendas florales, rosario y alabanzas

En la iglesia de San Lucas en Woodburn, cerca de 700 devotos, la mitad de ellos aproximadamente, niños y niñas, en el anochecer lluvioso del 11 de diciembre, se hicieron presentes con flores para honrar a la Virgen de Guadalupe y mostrarle su devoción. Las familias, siguiendo la tradición cultural, trajeron a sus niños y niñas ataviados con atuendos indígenas, de san Juan Diego y de la virgen para hacer la ofrenda floral, rezar el Rosario y cantarle a la Virgen.

Los pequeños rezaron con todo fervor, cantando después de cada misterio:

Hoy te digo cosas bonitas

Cosas bonitas te digo hoy

Y te digo con alegría

Santa María te digo hoy

Conforme los niños iban acercándose a depositar las flores en jarrones dispuestos frente al altar, las rosas fueron organizadas en ramos para adornar y embellecer la imagen de la Guadalupana en su día.

46 Rosarios a la Virgen de Guadalupe

Familias de las comunidades católicas de Woodburn, Hubbard y Wilsonville, anticipándose a la celebración mariana por Nuestra Señora de Guadalupe, iniciaron el 28 de octubre el rezo de 46 Rosarios en honor a las 46 estrellas del manto de la Virgen. 

El ofrecimiento del Rosario a la Virgen, “además de evangelizar, tiene como objetivos integrar a la familia e incrementar la devoción a la Virgen”, dijo la hermana Angélica López, Coordinadora de educación religiosa de la iglesia de San Lucas, en Woodburn.

Novena a la Virgen de Guadalupe

La Virgen de Guadalupe ocupa un lugar muy especial en el corazón de millones de fieles quienes, movidos por la fe, encomiendan a la Virgen sus plegarias, invocan por sus necesidades y ruegan por su intercesión.

Procesión

Daniel Medina no podrá olvidar cuando a sus ocho años, en el Santuario Guadalupano de su natal Zamora, Michoacán, recibió una distinción honorífica como guardia de la Virgen de Guadalupe. Ese día, le impusieron una banda de seda con los colores de la bandera de México para acreditar tal condecoración.  A partir de ese momento, se sintió más guadalupano que nunca y sus acciones evidencian una fe ‘sólida y fundamentada’ como él mismo la describió al ser entrevistado por El Centinela.

Feligrés de San Alejandro y voluntario en diferentes ministerios, por espacio de treinta años consecutivos, ha liderado la procesión de cientos de devotos de la Virgen, quienes, sin importar el frío o la lluvia características de otoño, cada año, el último domingo antes del 12 de diciembre, hacen la procesión en señal de su creencia y fe religiosa, rezando el Rosario mientras recorren aproximadamente 4 millas, desde la iglesia de San Antonio de Padua, en Forest Grove, hasta la iglesia de San Alejandro en Cornelius. 

La colaboración de la familia de Roberto Ortiz y Blanca Luz Calderón, oriundos de Morelia y feligreses de San Alejandro, también ha sido definitiva en esta celebración, que cada año ve crecer el número de devotos de la Virgen.

Roberto Ortiz, propietario de la imagen, se encargó de construir el dosel en madera para resguardar y transportar la Virgen en la procesión. Sus hijas, Silvia y María Ortiz, cada año se encargan de la decoración del paso procesional. “Es una forma de agradecer a la Virgen por tantos favores que ella nos ha hecho”, narró Silvia a El Centinela.

Silvia se aferró profundamente a la devoción a la Virgen cuando en el 2007 fue deportada y separada de su esposo y sus tres pequeños hijos. “Me deportaron a Tijuana y de ahí viajé a Morelia, donde tenemos familia. En la inmigración me dijeron que no podría regresar hasta después de diez años, pero con mis oraciones y mi fe, la Virgencita de Guadalupe intercedió por mí y para la gloria de Dios, pude solucionar toda mi documentación y regresar al lado de mi familia en tan solo cuatro años”, dijo muy emocionada.  “Otro milagro reciente me lo hizo con mi hermano, él se enfermó gravemente y en septiembre necesitó una cirugía. Le oramos tanto a la Virgen que intercediera por mi hermano y también nos ayudó. “Ya mi hermano está mejor y regresó a trabajar”, manifestó Silvia.    

Representación de las apariciones de la Virgen

La representación teatral de las apariciones de la Virgen de Guadalupe es otra forma de mantener vivo el mensaje universal de amor, fe y perseverancia. Devotos de la Virgen en la iglesia San Lucas, demostraron su talento y habilidades histriónicas para representar las apariciones de la Virgen. 

Serenata

Como es la costumbre, desde el anocher del miércoles y hasta el amanecer del 12 de diciembre, el mariachi entonó las canciones “Las Mañanitas” y “La Guadalupana”, para saludar y expresar amor y devoción a la Virgen de Guadalupe.

Danza Azteca y bailes folclóricos

El grupo Mitotiliztli Tezcatlipoca rindió tributo a la Virgen de Guadalupe en la Iglesia de San Alejandro, durante la celebración a la Inmaculada Concepción el 8 de diciembre.

“La danza que hacemos es una ceremonia de manifestación profundamente religiosa y al mismo tiempo es una forma de mantener la conexión con nuestras tradiciones ancestrales prehispánicas”, manifestó Johnny Martínez, oriundo de Puebla y director del grupo.

“Mitotiliztli Tezcatlipoca, en Náhuatl significa “Danzar conscientemente”, explico Martínez y añadió que el grupo se integró hace cinco años en la ciudad de Beaverton.

“Es una expresión de movimientos al comienzo y al final y cada persona expresa, al igual que en la oración, individualmente sus intenciones especiales; cada danzante tiene un propósito que lo manifiesta de una forma única”, explicó Martínez.

“Nuestra danza es una afirmación de fe a Tonantzin o “nuestra madrecita”, como se le conoce en la cultura náhuatl.  Uno de nuestros objetivos es ayudar a mantener viva la cultura y transmitirla a nuestros hijos. Hay valores y enseñanzas que se están perdiendo, como por ejemplo ser respetuosos, pedir permiso, el respeto por la sabiduría de los mayores, el pensar que no necesitamos ayuda de los demás, y otros”, expresó Martínez.

Velada mariana

Canticos, oraciones y alabanzas hacen parte de los homenajes a la Virgen en su día. Los coros de niños, de jóvenes, de grupos de oración, hacen parte de la velada para expresar el amor y devoción a la Virgen.

Mañanitas a la Virgen

La canción tradicional mexicana, usualmente cantada el día del cumpleaños de una persona, que comienza “Estas son las mañanitas que cantaba el rey David”, ha servido de inspiración para cantarle a la Virgen de Guadalupe en su día. La canción Las Mañanitas está muy arraigada en la cultura de México y algunos países latinoamericanos.

Misa

La lluvia escampó por varias horas y la luna plateada emergió tras las nubes la noche del 12 de diciembre mientras cientos de devotos entraban a la iglesia de San Alejandro en Cornelius. Tras 24 horas de celebración continua a su amada Virgen de Guadalupe, aún no terminaban. “Nos reunimos aquí como una familia” dijo el padre David Schiferl a la congregación quienes colmaron la iglesia y el vestíbulo. “Es un tiempo maravilloso para celebrar la unidad en nuestra diversidad. La Virgen de Guadalupe nos reúne a todos aquí”

El padre Schiferl, luciendo vestiduras decoradas con la famosa imagen de María, alternando entre español e inglés, oficio la misa bilingüe. Una banda mariachi de jóvenes amenizó la celebración litúrgica. Una emergencia familiar de último momento obligó a El Arzobispo Alexander Sample a cancelar la celebración. Su hermana, quien necesitó una intervención quirúrgica, tuvo complicaciones después de la cirugía. Los devotos rezaron por Marti Sample, quien se encuentra en recuperación.

El padre Schiferl dijo que, en 1531, Dios confió en María para proclamar su mensaje a México y María confió en Juan Diego para difundirlo, aunque el sintió que era muy humilde para hacerlo.

“Tengan confianza en María”, concluyó el padre Schiferl. María está siempre con nosotros para cuidarnos. Ella es la mejor de las madres”.

Papa Francisco: En la Virgen de Guadalupe, María se mestizó para ser Madre de todos

María se mestizó “para ser Madre de todos”, se mestizó “con la humanidad”. “Y, ¿por qué?” – planteó Francisco. “Porque ella mestizó a Dios”. El Papa Francisco presidió en la Basílica de San Pedro la Santa Misa en la Solemnidad de Nuestra Señora de Guadalupe. "María es mujer, madre y mestiza", dijo. Los medios de comunicación del vaticano resumieron así la homilía del Santo Padre: 

María es mujer - discípula

El papa Francisco señaló que la piedad cristiana “siempre buscó alabarla con nuevos títulos”: eran “títulos filiales”, dijo, “títulos del amor del pueblo de Dios”, pero que “no tocaban en nada ese ser mujer –discípula”. Y recordó que San Bernardo decía que “cuando hablamos de María nunca es suficiente la alabanza”. Los títulos de alabanza, “no tocaban para nada ese humilde discipulado de ella”, subrayó. 

María es Madre

“María es Madre nuestra, es Madre de nuestros pueblos, es Madre de todos nosotros, es Madre de la Iglesia, pero es figura de la Iglesia también. Y es Madre de nuestro corazón, de nuestra alma. Algún Santo Padre dice que lo que se dice de María se puede decir, a su manera, de la Iglesia, y a su manera, del alma nuestra. Porque la Iglesia es femenina y nuestra alma tiene esa capacidad de recibir de Dios la gracia, y en cierto sentido los Padres la veían como femenina. No podemos pensar la Iglesia sin este principio mariano que se extiende.” Dijo el pontífice. 

María se mestizó para ser Madre de todos, y mestizó a Dios

María, concluyó el Papa, se “nos quiso mestiza, se mestizó”. Pero no lo hizo “sólo con el Juan Dieguito, con el pueblo”, sino que ella se mestizó “para ser Madre de todos”, se mestizó “con la humanidad”. “Y, ¿por qué?” – planteó Francisco. “Porque ella mestizó a Dios”.