Evolet Botello Arellano, posa junto al maestro Francisco Ocegueda, el día de su Primera Comunión. (Cortesía Melissa Garmon)
Evolet Botello Arellano, posa junto al maestro Francisco Ocegueda, el día de su Primera Comunión. (Cortesía Melissa Garmon)

10 niños recibieron el sacramento de la Primera Comunión en celebración eucarística oficiada por el Rev. Manuel Becerra, el 25 de mayo de 2022, en el colegio San Vicente de Paúl, informó Francisco Ocegueda.

 

El color blanco predominó en la vestimenta de los alumnos como símbolo de la pureza de sus corazones.

 

El colegio proporciona un programa de instrucción religiosa y formación espiritual para niños en los grados escolares de primero a quinto, dijo Ocegueda, feligrés de la parroquia San Lucas en Woodburn y quien es maestro de primero y segundo grado y encargado de preparar a los niños para recibir el sacramento.

 

Ocegueda explicó que, con instrucción de 40 minutos diarios, los niños tienen oportunidad de aprender la doctrina de la iglesia católica, crecer en el amor a Dios, alabar a Dios como miembros de la comunidad parroquial y cultivar amistades basadas en la fe.

 

El objetivo principal del programa es ayudar a los niños a desarrollar una relación con Dios que les apoye, sostenga y alimente durante toda su vida, dijo.

 

Por otra parte, el colegio católico brinda un programa de preparación sacramental que consiste en clases semanales, celebraciones de temporada y actividades especiales tal como un proyecto para enseñar el rezo del rosario.

 

“Les instruimos en el significado del rosario, cómo rezarlo y luego practicamos juntos rezando todos en el gimnasio de la escuela”, dijo Ocegueda.

 

El educador explicó que los estudiantes asisten a la misa que se celebra una vez por semana en el centro educativo.

 

“Nosotros creemos y tenemos muchos testimonios sobre como Dios obra en la vida de las personas. Hacemos énfasis en la enseñanza de quién es Cristo, en que Jesucristo nos dio la iglesia y en celebrar el amor de Dios”, dijo.

 

“También reciben enseñanzas sobre el bautismo y el apoyo de sus padres a quienes motivamos a compartir con sus hijos su experiencia al recibir la Primera Comunión”, agregó.

 

Jeremy Barrios, de ocho años, dijo a El Centinela que el día de su Primera Comunión estaba un poco nervioso. “Ahora, siento que amo a Jesús con toda mi alma”, agregó.

 

Juliana Cárdenas, de ocho años, dijo que se siente más protegida y cerca de Dios desde que hizo su Primera Comunión y todos los días le reza y pide por la protección de su familia.

 

Ocegueda destacó que este año la celebración fue muy especial, esencialmente porque el año pasado con Covid-19 se hizo sin la presencia de las familias.

 

“Fue un momento único ver ese primer encuentro de los niños con Jesús. Ver las sonrisas y esos corazones llenos de Dios me hicieron sentir muy feliz”, dijo. El maestro Ocegueda expresó que siente estar cumpliendo con el llamado de Dios a ser un instrumento para guiar a los niños en el camino hacia Jesús.

 

Leticia Escobar, madre de Isra Ceja Escobar, uno de los niños que hizo la Primera Comunión, expresó sentirse afortunada de tener el apoyo de una escuela como San Vicente de Paúl. “He visto un cambio en la vida de mis hijos. La escuela y su personal brindan un servicio excepcional a los estudiantes”, dijo.

 

Agregó que transmitir la fe a sus hijos es lo mejor que como madre puede darles.  “Caminar en la fe es un proceso de toda la vida y los niños necesitan esa formación continua desde pequeños conforme van creciendo para que su fe pueda crecer también”, dijo.

 

Melissa Garmon, directora provisional del colegio católico San Vicente de Paúl, invitó formalmente a todas las familias a que inscriban a sus hijos y entren a formar parte de la comunidad de aprendizaje bilingüe.

 

patriciam@ocp.org