El secretario general de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos (USCCB), Mons. Jeffrey Burrill, renunció a su cargo el martes tras la publicación de un informe periodístico que lo acusaba de frecuentar bares gay y residencias privadas mientras utilizaba una popular app de encuentros sexuales, destinada principalmente a homosexuales y bisexuales.

El informe, publicado el martes por la tarde por The Pillar, un sitio de noticias católico, se basa en lo que describió como un análisis de datos de aplicaciones disponibles comercialmente correlacionados con el dispositivo móvil de Mons. Burrill. El análisis muestra que el sacerdote usó la aplicación Grindr casi a diario durante partes de 2018, 2019 y 2020.

CNA –agencia en inglés del Grupo ACI– informó el lunes 19 de julio que los funcionarios de la Iglesia se estaban preparando para que la información derivada de este tipo de tecnología digital se hiciera pública.

Grindr es una aplicación que se describe a sí misma como “la aplicación más grande para personas homosexuales, bisexuales, trans y queer”. Los usuarios de Grindr descargan la aplicación y crean un perfil donde pueden publicar imágenes, preferencias de búsqueda y otra información personal. Los usuarios de la app reciben una notificación cuando otro usuario está cerca.

Una persona puede optar por ver el perfil del usuario cercano de Grindr y, si lo desea, iniciar una conversación. La aplicación es una de las más populares entre hombres homosexuales y fue una de las primeras grandes aplicaciones de citas dirigidas específicamente a hombres que buscan conocer a otros hombres.

El presidente de la USCCB, Mons. José Gomez, anunció la renuncia de Mons. Burrill en un memorando enviado a todos los obispos estadounidenses el martes 20 de julio. La existencia de este documento fue reportada por primera vez por el National Catholic Reporter el mismo día poco después de las 10 a.m. (hora local), aproximadamente dos horas antes de que The Pillar publicara su investigación.

Según Gomez, Mons. Burrill no fue acusado de mala conducta con menores, pero renunció de inmediato “para evitar convertirse en una distracción para las operaciones y el trabajo en curso de la Conferencia”.

“La Conferencia toma en serio todas las acusaciones de mala conducta y tomará todas las medidas apropiadas para abordarlas”, dijo Mons. Gomez.

Mons. Burrill fue elegido para el puesto de secretario general de la USCCB en la asamblea de noviembre de 2020 por un periodo de cinco años, en reemplazo de Mons. Brian Bransfield, cuyo mandato había terminado. 

Antes de su mandato como secretario general, Mons. Burrill se había desempeñado como secretario general adjunto de la USCCB desde 2016. Es sacerdote de la Diócesis de La Crosse y anteriormente se había desempeñado como formador en el Pontificio Colegio Norteamericano.

Mons. Gomez anunció que el P. Michael Fuller ha sido nombrado secretario general interino y dijo que habrá una nueva elección en el futuro.

“Les pido sus oraciones por Monseñor y por el personal de la Conferencia durante este momento difícil. Oro para que todos los afectados puedan encontrar fortaleza y consuelo en nuestro misericordioso Señor”, dijo Mons. Gomez.

El secretario general de la conferencia supervisa al personal, los proyectos y los comités de la USCCB, y facilita el diálogo entre los obispos estadounidenses y las oficinas de la Curia del Vaticano.

En 2021, la Autoridad Noruega de Protección de Datos multó a Grindr con unos 11,7 millones de dólares, después de que la organización dijera que la aplicación “transmitía las ubicaciones precisas de los usuarios, los códigos de seguimiento de usuarios y el nombre de la aplicación a al menos cinco empresas de publicidad” sin el consentimiento de los usuarios.

Traducido y adaptado por Diego López Marina. Publicado originalmente en CNA