Servicio Católico de Noticias
Jóvenes peregrinos de todo el mundo se preparan para llegar a Cuidad de Panamá a celebrar de la Jornada Mundial de la Juventud.
Servicio Católico de Noticias
Jóvenes peregrinos de todo el mundo se preparan para llegar a Cuidad de Panamá a celebrar de la Jornada Mundial de la Juventud.

SANTIAGO (ZENIT).- “Felices y ansiosos” se les veía a los jóvenes peregrinos chilenos durante el vuelo a Panamá, donde participarán en la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ), del 22 al 27 de enero de 2019, junto a jóvenes de todo el mundo.

Los primeros 2 grupos de peregrinos chilenos viajaron a Panamá el pasado 9 de enero de 2019, procedentes de la parroquia de Santa Bárbara (7), en la Octava Región, y 18 de la Parroquia San Esteban de Puente Alto. En total, ese día llegaron a Panamá cerca de 50 peregrinos, muchos de ellos de manera particular.

A fecha de hoy, se han unido 30 peregrinos más, y serán casi 1.000 peregrinos provenientes del país sudamericano los que participarán en la JMJ 2019.

El párroco de Puente Alto, Ricardo Acosta, narra cómo logró financiar las inscripciones y pasajes de todo el equipo. Durante el año hicieron varias actividades para costear los gastos de siete de los jóvenes que se estaban quedando sin viajar. Cuenta uno de los muchachos, Rodrigo Reyes, que “muchas veces sintieron que ya no había oportunidad y bajaban los brazos, pero algo pasaba y los fondos llegaban, Dios se ocupó”, recoge la página web de la Conferencia Episcopal de Chile.

“Ha sido una linda experiencia llegara hasta acá. También ha sido fuerte, ya que para poder lograr los recursos para ir a Panamá he dejado mucho las labores en la parroquia y eso implica sacrificio. De todas maneras, estamos con todas las ganas y la esperanza de vivir una experiencia nueva en Panamá”, señaló Rodrigo.

Diócesis de Colon – Kuna Yala


Los peregrinos chilenos comenzaron su viaje el 9 de enero hacia la Diócesis de Colon – Kuna Yala, 50 kilómetros distantes de Ciudad de Panamá, es la entrada atlántica al canal y está ubicada a 50 minutos de Ciudad de Panamá. La diócesis recibirá 15.000 peregrinos.

Allí, los jóvenes chilenos celebrarán la semana misionera del 15 al 21 de enero, días en que realizan trabajos sociales y de evangelización previa a la gran jornada que comienza el lunes 22 de enero.

En ambas ciudades permanecen en casas de familias y parroquias, desde donde se desplazarán por buses a las distintas actividades previstas en el programa oficial.

Misa de envío

Un total de 400 jóvenes de Santiago de Chile participaron en la Misa de envío antes de peregrinar a la JMJ de Panamá, el sábado, 5 de enero de 2019, en la Catedral Metropolitana, celebrada por Monseñor Cristián Roncagliolo, Vicario General de Santiago y Vicario de la Esperanza Joven.

Es una celebración tradicional que se realiza semanas antes que los peregrinos comiencen su travesía, en esta ocasión, por Centroamérica, para reunirse con el Papa Francisco y con jóvenes de todo el mundo.

Encuentro con Cristo

Monseñor Cristián Roncagliolo animó a los peregrinos a prepararse con energía y esperanza: “Nosotros vamos a la JMJ a encontrarnos con Cristo y la culminación de ese encuentro con Cristo, es que el Papa Francisco nos confirme en la fe y que nos confirme en aquello que nos sustancia en nuestra vida, que creemos en Jesucristo que murió por nosotros”.

Tras ello, recordó los signos que los jóvenes encontrarán en Panamá como la semana misionera, las catequesis y la oración: “La fe no solo se transmite, sino que se aprende y las catequesis no son casuales, son una oportunidad para aprender. Tendremos una vigilia de oración, eucaristías diarias y la culminación, el encuentro con el Papa”.

Jóvenes de todo el mundo

Al final de su exhortación, invitó a ser testigos de primera fuente del encuentro con Dios y con jóvenes de todo el mundo en un verdadero “carrete de la fe”: “Se van a encontrar con peregrinos de Vietnam, de China, de Estados Unidos, de Colombia, jóvenes de todas partes del mundo y aprendan a ver la riqueza de la diversidad de la Iglesia, porque en esa diversidad, está la unidad que solo Cristo nos puede dar”.