CIUDAD DEL VATICANO (CNS) — Como guardián de Jesús y María, la presencia tranquilizadora de San José es un ejemplo para los cristianos que están llamados a cuidar a los solitarios y a los que luchan en la vida, dijo el papa Francisco.

 

En una sociedad donde las relaciones cambian constantemente, la vida y el ejemplo de San José dan “una clara indicación de la importancia de los vínculos humanos”, dijo el Papa durante su audiencia general semanal el 24 de noviembre.

 

“José, con su vida, parece querer decirnos que siempre estamos llamados a sentir que somos los guardianes de nuestros hermanos y hermanas, los custodios de los que están cerca de nosotros, de aquellos a quienes el Señor nos confía a través de las circunstancias de la vida”, dijo.

 

Antes de la audiencia general, el Papa fue a la Basílica de San Pedro para reunirse con varios grandes grupos de peregrinos que no pudieron ingresar a la sala de audiencias Pablo VI debido a su número, incluido un grupo dirigido por los Padres Vicencianos que estaba en Roma para conmemorar la fiesta de Nuestra Señora de la Medalla Milagrosa.

 

Según un comunicado emitido por los vicentinos, la reunión fue la “culminación y la continuación” de una peregrinación italiana de un año con una estatua de María, la que el Papa bendijo el año pasado para conmemorar el 190 aniversario de las apariciones marianas a Santa Catalina Labouré.

 

Fue durante la segunda aparición, en noviembre de 1830, que Santa Catalina dijo que María le dijo que hiciera medallas de la imagen que estaba viendo: María, de pie sobre un globo terráqueo, con las palabras “Oh María, concebida sin pecado, ruega por nosotros que recurrimos a ti” escritas como un marco ovalado a su alrededor.

 

El Papa también dio la bienvenida a los peregrinos de la Asociación San Juan Pablo II y la Asociación Italiana para las Víctimas de la Violencia antes de llegar a la sala de audiencias.

 

En la audiencia, el Papa Francisco continuó su nueva serie de charlas sobre San José, reflexionando sobre su papel en la historia de la salvación.

 

Recordando la compilación de San Mateo de la genealogía de Jesús, el Papa dijo que, aunque San José no es el padre biológico de Jesús, sigue siendo “el padre de Jesús” y “de hecho es un elemento central en la historia de la salvación”.

 

“Todos pueden encontrar en San José, el hombre que pasa desapercibido, el hombre de presencia diaria, discreta y oculta, un intercesor, un apoyo y una guía en tiempos de dificultad”, dijo el Papa. “Nos recuerda que todos aquellos que están aparentemente ocultos o en la 'segunda fila' tienen un albedrío incomparable en la historia de la salvación”.

 

Mientras que San Lucas describió a San José como el “guardián de Jesús y María”, el Papa dijo que su protección se extiende a toda la iglesia y es un recordatorio para los cristianos “de que nuestras vidas están hechas de lazos que nos preceden y acompañan”.

 

Antes de concluir su discurso, el Papa Francisco dirigió a los presentes en la oración para que aquellos que “carecen de la fuerza y el coraje para seguir adelante” en sus vidas puedan encontrar en San José “un aliado, un amigo y un apoyo”.

 

“San José, tú que guardaste el vínculo con María y Jesús, ayúdanos a cuidar las relaciones en nuestras vidas”, oró el Papa. “Que nadie experimente la sensación de abandono que proviene de la soledad”.