Servicio Católico de Noticias
La celebración se sigue viviendo en Francia al ganar la Copa del Mundo en el campeonato mundial de Fútbol en Rusia.
Servicio Católico de Noticias
La celebración se sigue viviendo en Francia al ganar la Copa del Mundo en el campeonato mundial de Fútbol en Rusia.

Era uno de los cuatro grandes favoritos antes de empezar el torneo.

Era el favorito para ganar la vuelta de octavos y de los cuartos.

Era el favorito para llevarse su segundo título mundial de fútbol.

Era un equipo que manejaba el partido para triunfar y no para dar espectáculo como muchos esperaban.

Sí, Francia se lleva para París el título Mundial del Campeonato Mundial de Fútbol Rusia 2018, tras derrotar a Croacia 4 goles por 2, en un encuentro en donde las ganas, el pundonor y derroche técnico estuvo en el juego de los perdedores, pero en los 90 minutos del compromiso, los nuevos campeones explotaron todos los errores de sus rivales, para asegurar su segunda corona en su largo historial dentro del balompié mundial.

Ese 4-2 no refleja, exactamente, lo que ocurrió en la cancha de juego, en donde, por esas cosas del deporte, hubo deficiencias por parte de los croatas, que supieron acreditar a su favor los nuevos campeones mundiales, que desplazaron del trono a Alemania, el onceno que había conquistado el titulo en Brasil hace 4 años, y que en esta oportunidad, no pasó su participación de la fase de grupos.

Las anotaciones

Mandzukic, a los 18 minutos del compromiso, anidó la esférica en su propia valla, para que Francia tomara la delantera; pero Perisic igualó el tablero a los 28 minutos.

Francia volvió a irse arriba en el tablero, cuando a los 39 minutos, el capitán galo Griezmann, ejecutó un penal sancionado por el silbato argentino Néstor Pitana, en jugada muy controvertida.

En acción de pelota quieta, cobrándose un tiro de esquina, Pogba señaló el tercer tanto frente a los croatas; y la cuarta anotación llegó en los botines de Mbappé, a los 65 minutos, para colocar la pizarra 4 goles por 1.

La segunda anotación de los croatas fue a los 69 minutos, en acción individual de Mandzukic, cuando inesperadamente le robó la esférica al arquero francés, Lloris, en los predios de su propia valla, en momentos en que jugaba con el balón camino al despeje hacia el campo de juego.

Fue ciertamente un partido reñido en el primer tiempo, que se desdibujó un poco con la sanción de la pena máxima a favor de los franceses y en contra de los croatas, que anotó, sin complicaciones, Griezmann.

La trayectoria

La segunda corona mundial de fútbol para Francia fue obtenida de manera contundente, sin que nadie pueda poner en duda su victoriosa ruta ganadora en la contienda, aun cuando para los críticos, muchas cosas cambiaron después del penal anotado por el capitán Griezmann.

En la rueda de grupos, Francia venció a Australia 2 goles por 1; le ganó a Perú 1-0; y empató con Dinamarca 0-0.

En los octavos de finales, Francia superó en un dramático partido a Argentina 4 goles por 3, quizás, uno de los mejores partidos del torneo.

En los cuartos de finales, los franceses derrotaron a Uruguay 2 goles por 0, para abrirse camino hacia la ronda final.

En la semifinal, en otro gran encuentro, Francia le ganó estrechamente a Bélgica, 1-0, en otro choque en donde galos y belgas se entregaron de lleno en pos de la victoria.

Y finalmente, el domingo pasado 15 de julio, se cerró el Mundial Rusia 2018, con la victoria de 4 goles contra 2 de Francia sobre Croacia.

Muy merecido

Para quienes saben de fútbol, Croacia mostró un juego de mucho pundonor, con capacidad técnica, con buen sistema ofensivo y quizás, mejor defensivo, pero frente a Francia, en el juego por el título, se vieron mermados frente a sus propios errores.

Zlatko Dalic, el orientador de Croacia, debe sentirse más que orgulloso por lo logrado por él y sus muchachos, un puñado de jugadores que nunca se dieron por vencidos y que la suerte, si es que ella existe, nunca le jugó a su favor frente a los galos.

Dalic, un católico de tiempo completo, quien con rosario en mano y siempre encomendándose a Dios y a la Virgen, nunca dejó de creer en sus pupilos y en su capacidad de juego, el subcampeonato es más que merecido por la trayectoria de un onceno que no lleva ni tres décadas participando en esta clase de eventos.

Para los croatas, y en especial para la presidente de ese país, Kolinda Grabar-Kitarovic, el onceno de esa pequeña nación, que no llega a los 5 millones de habitantes, fue sencillamente espectacular, y la divisa llegó mucho más lejos de lo que los expertos y críticos consideraban.

El subcampeonato Mundial para Croacia es más que merecido.

Otro inmortal

Claro, para Francia el bicampeonato mundial de fútbol es un gran acontecimiento, sobre todo, cuando exactamente 20 años después de haber conquistado el primero, en el torneo efectuado precisamente en tierras francesas en 1998, retornar a París en las próximas horas con el bello trofeo de Campeón Mundial, no es cosa de todos los días.

Pero en ese grupo de Francia, hay un inmortal para el fútbol mundial, y desde luego, de los galos. Se trata del técnico Didier Deschamps, el hombre que guió a su onceno a conquistar la afamada y codiciada corona del fútbol mundial, luego de ser blanco de críticas en muchos sectores de la prensa deportiva de su país, enfrentándose a los periodistas cuando, por ejemplo, dejó por fuera al afamado pero controvertido jugador Karim Benzema, al que consideró que no encajaba en el grupo que había llamado a conformar la nomina de Francia.

Pero Deschamps se ha desquitado de manera contunde y deportivamente hablando. Además de ser el técnico campeón de esta Copa Mundial de Fútbol Rusia 2018, queda para la historia como uno de los tres inmortales de todos los tiempos, al haber conquistado con Francia la corona mundial de 1998 y ahora, convertirse en el técnico campeón del 2018, con el equipo de su patria.

Deschamps queda registrado para la historia con otros dos grandes entre los grandes de todos los tiempos, que igualmente consiguieron ser campeones con su onceno nativo y más adelante, ser campeones como técnico de sus países. Nos referimos al brasileño Mario ‘’Lobo’’ Zagalo y al alemán Franz Beckenbauer.

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, estuvo presente en el acto de premiación, felicitando a todos y cada uno de los jugadores de su país, acompañado por la presidente de Croacia, Kolinda Grabar-Kitarovic; el presidente de la FIFA, el italiano Gianni Infantino; y el presidente de Rusia, Vladimir Putin.

Bélgica, tercero

Por otro lado, Bélgica, una de las selecciones más cotizadas por su buen fútbol y su garra deportiva, se quedó con el tercer lugar de este Torneo Rusia 2018, al derrotar sin atenuantes a Inglaterra 2 goles por 0, en el partido que disputaron para definir la posición, luego de que estos equipos perdieran frente a Francia 1-0, y ante Croacia 2-1, respectivamente.

Bélgica se encumbró en este campeonato como uno de los equipos a considerar en el inmediato futuro y sus actuaciones en este campeonato, evidenciaron que tienen juego, fortaleza, buen manejo de la pelota y profundidad física.

Inglaterra, que llegó ocupando puesto de privilegio entre los favoritos de las 32 representaciones que concurrieron al Mundial, se quedó en la cuarta casilla.

Títulos individuales

El capitán de Croacia, Luka Modric, se llevó para su casa el trofeo del Jugador más Valioso del Campeonato Mundial de Fútbol Rusia 2018, una decisión sin discusión alguna.

El Mejor Jugador Joven del torneo, le fue acreditado al francés Kylian Mbappé.

El Máximo Goleador del Mundial Rusia 2018, fue el inglés Harry Kane, con 6 anotaciones; y el Mejor Arquero del Torneo, fue Thibaut Courtois, de Bélgica, el gigante de 2 metros de estatura y cuya capacidad de juego fue puesta a prueba en todas las actuaciones de su equipo.

El árbitro Néstor Pitana, de Argentina, fue ungido como el mejor silbato de este Campeonato Mundial de FútbolRusia 2018, quien fue precisamente el hombre que pitó el choque final entre Francia y Croacia.

El próximo Campeonato Mundial de Fútbol se jugará en Qatar, en noviembre de 2022.