“Los hispanos tienen menos probabilidades de obtener un título universitario en cuatro años con respecto a otros grupos raciales”.
Oficina del Censo de los Estados Unidos

“Los hispanos tienen menos probabilidades de obtener un título universitario en cuatro años con respecto a otros grupos raciales”.

Oficina del Censo de los Estados Unidos

El aumento en el porcentaje de  los estudiantes que se matriculan para entrar a la a universidad muestran el cambio demográfico del país.


La tasa de deserción de los estudiantes de secundaria entre los hispanos de los Estados Unidos ha disminuído considerablemente si se analiza el nivel de deserción de los últimos años, a lo largo de una década en que han decaído estos porcentajes, según datos publicados recientemente por la Oficina del Censo. La reducción se ha generado con el aumento en las matrículas del número de estudiantes en las universidades, el cual registra un nivel récord.

La tasa de deserción hispana fue del 10% en 2016, con alrededor de 648.000 hispanos de 18 a 24 años de edad - de los más de 6,5 millones a nivel nacional en este mismo grupo de edad - quienes no completaron  la escuela secundaria y no se matricularon en los colegios. Hace cinco años esta tasa registró el 16%. Hoy vemos como sigue bajando en porcentaje.

La tasa general de deserción escolar en los Estados Unidos también ha disminuido sustancialmente en las últimas décadas, igualando un mínimo récord de 6% en 2016. Los hispanos han representado gran parte de este porcentaje. 

Desde 1999, el primer año del cual se disponen datos sobre todas las principales razas y etnias, la tasa de deserción entre los hispanos ha bajado en 24 puntos porcentuales, en comparación con 9 puntos entre la raza negra, 3 puntos entre blancos y 2 puntos entre los asiáticos. (Los hispanos, sin embargo, todavía tienen la tasa de deserción más alta de estos cuatro grupos.)

La disminución de la tasa de deserción hispana es particularmente notable debido al gran aumento de hispanos que se matriculan en escuelas públicas y privadas de los Estados Unidos. Entre 1999 y 2016, el número de hispanos matriculados en escuelas públicas y privadas, escuelas de K-12 y universidades aumentó 80%, de 9.9 millones a 17.9 millones.

En comparación, la matrícula durante el mismo período aumentó 30% entre los asiáticos (de 3,6 millones a 4,7 millones) y 4% entre la raza negra (de 11,3 millones a 11,7 millones), mientras disminuyó 14% entre los blancos (de 47,3 millones a 40,6 millones). El total de inscripciones en las escuelas públicas creció un 7%, pasando de 72,4 millones a 77,2 millones.

El aumento de los estudiantes hispanos matriculados refleja los amplios cambios demográficos que se han producido en los Estados Unidos, y los hispanos representan una proporción creciente de la población total de la nación. Estos cambios se ven reflejados igualmente en el progreso educativo que ha mejorado notablemente entre los hispanos.

 Como la tasa de deserción hispana ha disminuido, la proporción de graduados hispanos de la secundaria que se inscriben en la universidad ha aumentado.

En 2016, el 47% de los graduados hispanos de secundaria de 18 a 24 años estaban matriculados en la universidad, frente al 32% en 1999. En comparación, la proporción de estudiantes inscritos en la universidad entre blancos, negros y asiáticos de 18 a 24 años que se han graduado ha aumentado gradualmente.

Un récord de 3.6 millones de hispanos se matriculó en los colegios públicos y privados en los EE.UU. en 2016, un 180% más de los 1,3 millones que se matricularon en 1999. El aumento del número de matrículas de hispanos superó el crecimiento de la matrícula hispana en EE.UU. el mismo período.

Si bien, los hispanos han logrado avances importantes en el logro educativo en las últimas décadas, es importante señalar que todavía están rezagados con respecto a otros grupos raciales y etnias en otras medidas académicas. Por ejemplo, los hispanos tienen menos probabilidades que otros grupos raciales de obtener un título universitario de cuatro años.