Cortesía La Salle Prep
Alison Paguio y Lucas Wobig se presentaron durante la oración de Cuaresma que se realizó en la capilla de La Salle Prep el pasado 16 de marzo.
Cortesía La Salle Prep
Alison Paguio y Lucas Wobig se presentaron durante la oración de Cuaresma que se realizó en la capilla de La Salle Prep el pasado 16 de marzo.

En los colegios católicos vivir la Cuaresma es parte de la realidad de los estudiantes que llegan día a día para aprender. La preparatoria La Salle cuenta en su curriculum con un completo programa de educación religiosa que se llama “Pensamiento Moral Católico”, para los estudiantes de 11o. grado. En esta clase tienen formación que les da una base sólida para aprender sobre los valores católicos en  otras clases y en su vida familiar. Esta clase permite a los estudiantes explorar lo que significa el sentido moral en su vida personal y para las personas con quienes interactúan.

El cuerpo docente hace un gran trabajo pues exige a los estudiantes reflexionar y al mismo tiempo expresar sus pensamientos sobre las preguntas que tienen y los valores morales que representan un desafío para su generación.

El Centinela. ¿Cómo guiar a los estudiantes en esta Cuaresma?

Ryan Darmody. Como todos los católicos, comenzamos la Cuaresma con la distribución de la ceniza en la Misa. Hay una gran belleza al ver a los estudiantes bendecir a otros estudiantes con la ceniza. Todos los días en la escuela, estos estudiantes forman una comunidad que refleja el Cuerpo de Cristo. En la Misa del Miércoles de Ceniza, se comunican a través del ritual de distribución de cenizas y lo hacen uno al otro.

E.C. Es importante el pensamiento moral católico de las clases. ¿Es diferente en Cuaresma? 

R.D. En nuestras clases, los estudiantes dirigen oraciones por su comunidad, es decir en cada salón de clase. Se les invita a llevar una parte de sí mismos al momento de la oración e incluir una reflexión personal sobre su propio crecimiento, que puede incluir o no algo que aprendan del ayuno cuaresmal. Además, cada jueves y viernes los estudiantes planean y dirigen los servicios de oración escolarizada.

E.C. ¿Cuáles son las actividades? 

R.D. Los estudiantes leen las Escrituras y dirigen las oraciones tradicionales. Otros comparten su voz y talento musical al interpretar algún instrumento o cantar música que es perfecta para la meditación de la congregación. 

E.C. ¿Hay algo nuevo?

R.D. Este año, tenemos una nueva práctica de Cuaresma. Nuestro estudiante Oficial de Fe, Evans Brackeborough, creó un grupo llamado Schoology en el cual los miembros de la comunidad “se reúnen digitalmente” para leer reflexiones sobre el Evangelio de San Mateo. Las reflexiones las escriben otros miembros de la comunidad y se comparten cada día. Es una forma en que podemos aprovechar la tecnología, para llevar a los estudiantes aún más profundamente a la reflexión Cuaresmal.

E.C. ¿La importancia de mantener la tradición?

R.D. Como colegio, ciertamente prestamos atención al mundo cambiante que nos rodea y trabajamos duro para satisfacer las necesidades de nuestros estudiantes. Al mismo tiempo, les brindamos una gran continuidad a través de las tradiciones de la Iglesia. Los años de estudio pueden cambiar de un momento a otro. Vivir en un mundo volátil no hace más que enfatizar la necesidad de proporcionar una comunidad estable, basada en una fe que, en todo caso, tiene sus raíces en una tradición de amor.

 Practicar y enfatizar las tradiciones cuaresmales nos permite expresarles a los alumnos que La Salle es un lugar donde es seguro reflexionar y crecer. Un lugar donde son amados sin importar quién o cómo son. La Cuaresma nos recuerda a todos este mensaje

Los viernes por supuesto se enfatiza en no comer carne durante el ayuno. “No servimos carne en la cafetería”.

Este tiempo es para vivir en la comunidad estudiantil y poner en práctica la tradición de oración y fe.