REDACCIÓN (ZENIT).- El Día Internacional de la Mujer, honra los esfuerzos indispensables de las mujeres y hace campaña por sus derechos. El foco de este día es menos en las aproximadamente 660.000 mujeres en todo el mundo que han dedicado toda su vida a servir a sus semejantes: las hermanas religiosas.

Durante el período de Cuaresma y Semana Santa, la fundación pontificia Ayuda a la Iglesia Necesitada (ACN, por sus siglas en inglés) dirige la atención del público a estas mujeres extraordinarias y solicita apoyo.

“¿Qué sería la iglesia y la sociedad sin hermanas religiosas?”, comentó el presidente ejecutivo de ACN, Thomas Heine-Geldern. “Esto es cierto en muchos países: cuando el gobierno se derrumba y todas las organizaciones se van debido a la tensa situación de seguridad, las hermanas religiosas son las que se quedan”.

Los jardines de infancia, orfanatos, escuelas, instalaciones médicas y parroquias serían impensables sin ellos. Sin mencionar sus oraciones por las preocupaciones del mundo: el Papa Francisco ha llamado a las hermanas religiosas el “corazón de oración” de la iglesia. “Cualquiera que haya depositado su fe en las oraciones de las hermanas religiosas en un momento de necesidad personal sabe cuán edificante es ser sostenido y apoyado espiritualmente”, dijo Heine-Geldern.

Ayuda a 11.000 religiosas en 85 países

ACN apoya a unas 11.000 hermanas religiosas en 85 países alrededor del mundo. “Además de financiar actividades caritativas, esto incluye otorgar ayudas de subsistencia, por ejemplo, en Europa del Este, donde las hermanas no tienen ninguna fuente de ingresos”, explicó la Directora del Proyecto ACN, Regina Lynch.

Otras áreas principales de apoyo son la formación de jóvenes religiosas, proyectos de reconstrucción en países en los que los conventos han sido destruidos por la guerra o desastres naturales y ayuda para proyectos de transporte.

“Como pueden confirmar todos los empleados de ACN que visitan uno de los países de nuestro proyecto: sin hermanas religiosas, sería imposible llevar a cabo el trabajo de la iglesia en las circunstancias más difíciles. Son heroínas, que no rehuyen la persecución ni la muerte “, dijo Lynch. Cada año, la organización de ayuda recibe informes trágicos de hermanas religiosas que han sido asesinadas en servicio.

El lema de la campaña de Cuaresma y Semana Santa de ACN es: Mujeres extraordinarias. Gracias a Dios. Gracias a ustedes. La campaña brinda a las hermanas religiosas de todo el mundo la oportunidad de hablar sobre sus vocaciones y sus vidas en oración y en la comunidad, así como su trabajo para los más necesitados.

“Las hermanas religiosas son heroínas de la fe y la caridad”, explicó el presidente de ACN, Heine-Geldern. “Son testigos de la vitalidad y la fuerza que proviene de una vida al servicio de Dios y de quienes nos rodean. ACN se enorgullece de poder apoyar a estas destacadas mujeres “.