La Corte Suprema de Estados Unidos falló este jueves 18 de junio a favor de la continuidad del programa federal que protege a los jóvenes indocumentados que llegaron al país siendo menores de edad.

La decisión de los magistrados es una victoria para los jóvenes soñadores, la cual les permitirá continuar renovando la membresía en el programa que les concede autorización para trabajar y protección temporal contra la deportación.

El fallo de los magistrados 5-4 rechazó la demanda del gobierno de Trump para terminar con la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia DACA, por sus siglas en inglés.

“Recibimos con beneplácito la decisión de la Corte Suprema de los Estados unidos de señalar que la Administración Trump no siguió los procedimientos administrativos adecuados necesarios para derogar el programa DACA”, manifestó la Conferencia Católica de Obispos de los Estados Unidos en comunicado de prensa.

“En primer lugar, a los jóvenes de DACA, mediante la decisión de hoy y más allá, continuaremos acompañándolos a ustedes y a sus familias. Ustedes son parte vital de nuestra iglesia y de nuestra comunidad de fe. Estamos con ustedes”. agrega.

Los obispos urgen al presidente a “reexaminar enérgicamente su idea de terminar DACA”, al tiempo que expresan su preocupación porque “las comunidades inmigrantes están sufriendo realmente en medio de COVID-19 y seguir adelante con esta acción coloca innecesariamente a muchas familias en más caos y ansiedad".

“En tiempos de incertidumbre, recordemos las enseñanzas del Evangelio que nos anima a ser receptivos y abiertos con los necesitados. “El que tiene bienes de este mundo y ve a su hermano tener necesidad y cierra contra él su corazón, ¿cómo mora el amor de Dios en él?” (1 Juan 3:17). En este momento debemos mostrar compasión y misericordia con los vulnerables”, señalan.

La declaración de los obispos urge al Senado de los Estados Unidos para que “aprobar inmediatamente una legislación que proporcione un camino a la ciudadanía para los Dreamers. Estamos en mora de una protección legislativa permanente que supere el partidismo y ponga la dignidad humana y el futuro de los “Dreamers” en primer lugar”, concluye la declaración de los obispos.

El voto del magistrado John Roberts fue decisivo en lo que representa una gran derrota legal para el gobierno de Trump en el tema de la inmigración, uno de los temas principales en su agenda política.

El magistrado Roberts escribió en su decisión que el gobierno falló en aportar una sustentación adecuada para finalizar el programa federal. La administración puede intentar nuevamente en su propósito de acabarlo ofreciendo una explicación sólida y más detallada de su acción.

El 6 de junio, el presidente del Comité de Migración de la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos, Mons. Mario Dorsonville, instó al Senado a presentar un proyecto de ley que ayude a los “dreamers” y a otros inmigrantes a obtener un camino hacia la ciudadanía.

“Mientras esperamos una decisión de la Corte Suprema de los Estados Unidos sobre la legalidad de poner fin al programa DACA, nuevamente pedimos al Senado que siga adelante con la legislación que proporciona un camino a la ciudadanía para estas personas, que son esenciales para nuestras comunidades nuestra iglesia y nuestro país”, indicó el prelado.

El proyecto de ley, que fue aprobado por la Cámara de Representantes el 4 de junio del 2019, busca que la ciudadanía norteamericana sea una opción más fácil para los “dreamers”, niños inmigrantes traídos por sus padres.

El Programa puesto en marcha en el 2012 por el presidente Barack Obama, ofrece protección a quienes fueron traídos como niños a EE. UU., conocidos como “dreamers”, palabra en inglés que significa soñadores.

Se estima que unos 800 mil “dreamers” se benefician actualmente con el programa que el presidente Donald Trump pretende eliminar.

Desde el 2017, el programa no recibe nuevos beneficiarios debido a un decreto de Trump.

El 12 de noviembre del 2019, la Corte Suprema escuchó los argumentos a favor y en contra del programa. 

Este jueves 18 de junio, los jueces determinaron que el gobierno de Trump no actuó conforme a derecho en septiembre del 2017 cuando puso fin al programa mediante un memorando básico de anulación.

"Concluimos que el secretario interino violó la ley de Procedimiento Administrativo y que la decisión de rescindir DACA “debe ser revocada”, escribió Roberts. En su decisión, el magistrado Roberts calificó la "rescisión total" de DACA por parte de la administración Trump de DACA como "arbitraria y caprichosa", dijo.