WASHINGTON (CNS) -- La Corte Suprema emitió una orden no firmada el 11 de septiembre que permitirá temporalmente que la administración Trump impida el ingreso de muchos migrantes centroamericanos buscando asilo en los Estados Unidos mientras la batalla legal sobre el tema continúa en los tribunales del país.

La orden revierte temporalmente un reciente fallo de un tribunal de primera instancia que había bloqueado la regla de la administración, que niega asilo a cualquier persona viajando por otro país mientras se dirige a los Estados Unidos sin buscar asilo en el otro país.

El Tribunal de Apelaciones de los Estados Unidos para el Noveno Circuito había bloqueado la implementación de la nueva regla en Arizona y California, pero ahora puede aplicarse en todo el país mientras la administración apela una decisión de un juez federal en California ante el Noveno Circuito y, si es necesario, le pide a la Corte Suprema una decisión final sobre el tema.

Aunque no está claro qué tan pronto la política de la administración puede entrar en vigencia, los líderes del gobierno no perdieron el tiempo en aplaudir la orden en las redes sociales. "¡La GRAN Corte Suprema de Estados Unidos GANA en la frontera (política) de asilo!" el presidente Donald Trump tuiteó después de que se anunciara la orden de la corte.

Ken Cuccinelli, director interino de los Servicios de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos, también calificó la decisión como una gran victoria y prometió en Twitter que su oficina "comenzará a implementar la norma de asilo lo antes posible".

El grupo sin fines de lucro Instituto Fronterizo Esperanza, con sede en El Paso, Texas, dijo que la decisión de la corte refleja "un patrón inquietante que surge cuando la Corte Suprema comienza a usar su poder, aunque sea temporalmente, para dar luz verde a la agenda anti-inmigrante de Trump".

En una declaración del 12 de septiembre, dijo que "el impacto humano de esta decisión será devastador para miles de refugiados que ven la posibilidad de seguridad y libertad en la frontera de nuestro país y ahora serán recibidos con desprecio".

Así como en otros casos cuando el tribunal otorga o niega un alivio temporal, los jueces de la Corte Suprema no explicaron su decisión ni cómo voto cada uno para llegar a la decisión. Un requisito para una suspensión es que cinco jueces deben fallar a su favor. La orden señaló la disidencia de las jueces Ruth Bader Ginsburg y Sonia Sotomayor.

A fines de julio, la Corte Suprema también emitió una orden no firmada que decía que la administración Trump puede usar $ 2.5 mil millones en fondos del Pentágono para pagar por la construcción y reparación de un muro a lo largo de la frontera entre Estados Unidos y México. La orden anuló una decisión de la corte de apelaciones que congeló los fondos para el muro fronterizo que busca la construcción y reemplazo de vallas de alambre y otros proyectos en California, Nuevo México y Arizona.