Migrantes de Perú y Guatemala se entregan a un agente de la Patrulla Fronteriza de los Estados Unidos en Yuma, Arizona, el 21 de enero de 2022. (Foto CNS/Go Nakamura, Reuters)
Migrantes de Perú y Guatemala se entregan a un agente de la Patrulla Fronteriza de los Estados Unidos en Yuma, Arizona, el 21 de enero de 2022. (Foto CNS/Go Nakamura, Reuters)

Aunque la inmigración sigue siendo un tema polémico en los círculos políticos, solo un 44% de los estadounidenses encuestados recientemente por el Instituto de Investigación de Religión Pública —PRII— manifestó que era un “tema crucial” en los Estados Unidos.

Una mayoría favoreció el camino a la ciudadanía para aquellos que están en el país sin permiso legal.

 

En general, los estadounidenses mostraron una visión positiva de los inmigrantes, diciendo que fortalecen el país, y una minoría ve a los inmigrantes como una carga para los Estados Unidos, según la encuesta.

 

Esos fueron algunos de los hallazgos publicados el tres de febrero por PRRI de una encuesta que examina las perspectivas estadounidenses sobre la política de inmigración.

 

La encuesta, realizada en línea entre el 16 y el 29 de septiembre, entrevistó a una muestra representativa de 2508 adultos (de 18 años en adelante) que viven en los 50 estados de los Estados Unidos. Se centró en recibir opiniones sobre la inmigración a los Estados Unidos y si este es considerado como un tema fundamental.

 

La encuesta analizó cómo la afiliación política, el tipo de medios que algunos encuestados consumieron, la raza y, en ocasiones, la edad afectó las respuestas dadas. También incluyó preguntas sobre si los encuestados veían la inmigración favorablemente o de otra manera.

 

Si bien la mayoría de los estadounidenses “apoyan ofrecer a los inmigrantes que viven ilegalmente en los Estados Unidos una forma de convertirse en ciudadanos, siempre que cumplan con ciertos requisitos” y casi dos tercios apoyan “permitir que los inmigrantes traídos ilegalmente a los Estados Unidos cuando eran niños” obtengan el estatus de residente legal, los protestantes evangélicos blancos y los republicanos rotundamente no apoyan esas políticas, según la encuesta.

 

Entre algunos de los hallazgos clave, PRRI señaló que “las personas que se oponen a un camino hacia la ciudadanía son más propensas a ver la inmigración como un tema crucial que aquellos a favor” de tal camino.

 

También encontró que seis de cada 10 estadounidenses, o el 62%, “apoyan ofrecer a los inmigrantes que viven ilegalmente en los Estados Unidos una forma de convertirse en ciudadanos, siempre que cumplan con ciertos requisitos”.

 

Y “solo uno de cada cinco estadounidenses, o el 22%, dice que los inmigrantes que viven ilegalmente en los Estados Unidos deben ser identificados y deportados”.

 

Casi dos tercios, o el 64 por ciento, de los estadounidenses apoyan permitir que los inmigrantes traídos ilegalmente a los Estados Unidos cuando eran niños obtengan el estatus de residente legal, según la encuesta. 

 

“Solo los protestantes evangélicos blancos y los republicanos no alcanzan el apoyo mayoritario para esta política”, dijo PRRI.

 

Cuando se trata de partidos políticos, “los republicanos se han vuelto mucho más propensos a decir que la inmigración es un tema fundamental desde 2013”, encontró la encuesta, y los demócratas “generalmente se han vuelto más partidarios de permitir que los inmigrantes indocumentados se conviertan en ciudadanos”.

 

Cuando se trata de aquellos con creencias religiosas, la encuesta encontró que “con la excepción de los protestantes evangélicos blancos, la mayoría de todos los grupos religiosos apoyan un camino hacia la ciudadanía para los inmigrantes indocumentados”.

 

Esto incluye el apoyo a esta política del 70% de los católicos hispanos y el 54% de los católicos blancos. El apoyo por parte de los católicos blancos para el camino hacia la ciudadanía ha disminuido desde 2013, cuando el 62% dijo que lo favorecía, incluso cuando la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos ha sido constante en su mensaje sobre el apoyo a la política.

 

“La mayoría de los estadounidenses (56%) opinan que, en general, los recién llegados fortalecen la sociedad estadounidense, en comparación con cuatro de cada 10 (40%) que afirman que los recién llegados amenazan las costumbres y valores tradicionales estadounidenses”, mostró la encuesta.

 

Y mientras que aquellos que ven la inserción de nuevos inmigrantes favorablemente, el apoyo ha disminuido en la última década y las opiniones que ven a los recién llegados como una amenaza han aumentado.

 

Y, con la excepción de los cristianos blancos, PRRI dijo que “la mayoría (61%) de todos los grupos religiosos opinan que los recién llegados fortalecen la sociedad estadounidense” debido a su arduo trabajo y talentos. Una minoría, el 35%, dijo que los inmigrantes son una carga, quitando empleos, vivienda y atención médica.

 

El margen de error de la encuesta fue de más o menos 2.1 puntos porcentuales.

 

***

 

Nota del editor: Los resultados completos de la encuesta se pueden encontrar en www.prri.org