Un juez federal falló el sábado 14 de noviembre que Chad Wolf, secretario interino del Departamento de Seguridad Nacional, asumió el cargo ilegalmente, decisión que invalida la suspensión del programa de Acción Diferida para llegados en la infancia, DACA, por sus siglas en inglés, emitida en el mes de julio, reportó la agencia de noticias AP.

“El DHS no respetó el orden sucesorio tal como fue legalmente designado”, sentenció el juez Nicholas Garaufis, del Tribunal Federal de Distrito de los Estados Unidos para el Distrito Este de Nueva York.

Esta es la más reciente sentencia de una corte contra la administración Trump y su intento por anular el programa aprobado en la era de Obama y que actualmente protege a cerca de 640 mil jóvenes inmigrantes traídos al país en su niñez.

El magistrado argumentó que el nombramiento de Wolf violó la Ley de Seguridad Nacional de 2002 y que “por lo tanto, las medidas adoptadas por presuntos secretarios interinos, que no estaban debidamente posicionados en su rol de acuerdo con el orden legal sucesorio, fueron tomadas sin la autoridad legal”.

El DHS ha dicho que el nombramiento de Wolf, que aún no ha sido confirmado por el Senado, es legal.

En junio, la Corte Suprema de Justicia bloqueó la iniciativa del gobierno Trump, iniciada desde el 2017 para acabar DACA y ordenó a la administración empezar a recibir y tramitar las solicitudes.

En su lugar, Wolf emitió un memorando efectivo a partir del 28 julio del 2020 con la instrucción de rechazar las solicitudes por primera vez a DACA y limitar las renovaciones a prórrogas de un año en lugar de dos tal como fue establecido el programa inicialmente en el 2012 por el presidente Barack Obama.

El mayor impacto de la decisión de Wolf ha sido para los nuevos solicitantes de DACA.

En reacción a la reciente decisión del tribunal, la organización Hope Border Institute tuiteó el 15 de noviembre: “Cuando se trata de inmigración, nada ha socavado tanto el estado de derecho como la administración Trump y el Departamento de Seguridad Nacional”.

La Conferencia de Obispos de los Estados Unidos se ha pronunciado en varias ocasiones solicitando al gobierno de Trump restablecer el programa DACA en su totalidad.

Actualmente, hay aproximadamente 670000 beneficiarios de DACA trabajando y estudiando legalmente en los Estados Unidos, muchos de los cuales realizan servicios esenciales y son líderes activos como veteranos militares, destacados académicos en universidades y líderes en comunidades locales. Se estima que los beneficiarios de DACA aportan $42 mil millones anuales a la economía estadounidense.

El arzobispo José H. Gómez de Los Ángeles, presidente de la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos (USCCB) y el Obispo Mario E. Dorsonville, obispo auxiliar de Washington y presidente del Comité de Migración de la USCCB emitieron el 30 de julio la siguiente declaración: “Estamos profundamente decepcionados de que la Administración siga presionando para poner fin a DACA.

La Iglesia Católica en los Estados Unidos ha defendido durante mucho tiempo a los Soñadores y seguiremos con ellos. Muchos fueron traídos a este país como bebés y niños pequeños y han crecido en nuestras escuelas y parroquias y ahora están haciendo contribuciones importantes en la Iglesia y en casi todas las áreas de la vida estadounidense”.

“Los nuevos límites descritos en el memorándum de la administración afectan directa y negativamente a los jóvenes inmigrantes, sus familias y las comunidades a las que servimos. Instamos al presidente a restablecer las protecciones originales que DACA proporciona a los jóvenes actualmente inscritos en el programa, así como a comenzar a aceptar nuevos posibles solicitantes de DACA”.

Karen Tumlin, abogada que representó a la demandante en uno de los casos que impugnan la orden de Wolf, dijo que el fallo del juez fue “otra victoria para los beneficiarios de DACA y aquellos que han estado esperando años para aplicar al programa por primera vez”.

También tuiteó el 16 de noviembre que se llevará a cabo una audiencia el 18 de noviembre para discutir lo que suceda a continuación.

En el mes de agosto, la Oficina de Rendición de Cuentas del gobierno de Estados Unidos, un organismo bipartidista legislativo de control de la función pública dijo que Wolf y su adjunto interino, Ken Cuccinelli, estaban ejerciendo sus funciones indebidamente y estaban descalificados para dirigir la agencia de conformidad con lo establecido en la Ley de Reforma a las Vacantes. Los dos han estado al frente de las iniciativas de la administración Trump en la aplicación de su política de inmigración y aplicación de la ley.

Abogados de la Red Católica de Inmigración Legal, conocida como CLINIC, han dicho que alrededor de 60000 jóvenes mayores de 15 años son elegibles para obtener el estatus de DACA, y la agencia ha instado a los jóvenes a completar la documentación y buscar asesoría legal sobre el programa desde el fallo de la Corte Suprema en junio indicando la permanencia de DACA.

El abogado John Herrera, director de Servicios de Inmigración de Caridades Católicas, manifestó que la decisión del magistrado significa que la ley debe retornar en su totalidad a su forma tal como se originó en el 2012, otorgando el beneficio de DACA y permiso de trabajo por dos años. El abogado sugirió que si su beneficio de DACA se vence pronto, debe solicitar la renovación, de lo contrario, esperar hasta después del 20 de enero del 2021. 

Herrera enfatizó en la importancia consultar con Caridades Católicas y estar alerta de no caer en manos de personas inescrupulosas que pueden tomar ventaja del momento para estafas y engaños.

El presidente electo Joe Biden planea restablecer DACA y también se espera que use órdenes ejecutivas para revertir otras políticas de inmigración de Trump.

patriciam@ocp.org