Mediante un comunicado, los obispos de Estados Unidos se opusieron “categóricamente” a la  reducción de admisiones para refugiados en el país, ya que esto atenta contra los valores “como nación de inmigrantes” y protectores de la libertad religiosa y los derechos humanos.

“A la luz de las contribuciones extraordinarias de los refugiados a nuestro país, y de la lucha del mundo con la mayor crisis de desplazamiento forzado registrada y los máximos históricos en la persecución religiosa, nos oponemos categóricamente a cualquier reducción adicional en el programa de reasentamiento de refugiados”, enfatizaron.

El Arzobispo de Galveston-Houston y presidente de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos (USCCB), cardenal Daniel N. DiNardo, y el obispo de Austin y presidente del Comité de Migración, Mons. Joe Vásquez, se pronunciaron frente a los reportes que indican que el número de admisiones para refugiados para el 2020 sea inferior a 30 mil, cifra que “ya es la más baja en la historia”.

“Más reducciones debilitarían el papel global de Estados Unidos como líder mundial y protector de la libertad religiosa y los derechos humanos”, expresaron.

Del mismo modo, alertaron que más reducciones atentarían contra los “valores como nación de inmigrantes”. “Estados Unidos da la bienvenida a los refugiados; eso es lo que somos, eso es lo que hacemos”, aseveraron.

Asimismo, recordaron que “la Iglesia Católica en los Estados Unidos tiene más de un siglo de experiencia reubicando a las poblaciones vulnerables”, para las que se ha buscado “una vida más segura y contribuir a la grandeza de Estados Unidos”.

“Los 3,4 millones de refugiados que Estados Unidos ha acogido desde 1975 han pagado miles de millones de dólares en impuestos, han fundado empresas, obtenido la ciudadanía y comprado casas a tasas notablemente altas”, afirmaron.

Con motivo de celebrarse el Día Mundial de los Migrantes y Refugiados el próximo 29 de septiembre, la Iglesia Católica recuerda las palabras del Papa Francisco, quien anima a todos “a trabajar por una ‘globalización de la solidaridad’ con los refugiados, no por una globalización de la ‘indiferencia’”.

Según CNN, durante el gobierno de Donald Trump, “el número de refugiados que pueden ser admitidos en Estados Unidos se ha reducido drásticamente, de 110 mil en el año fiscal 2017, a 30 mil en el año fiscal 2019”.

Asimismo, recientemente en una reunión en la que se encontraban funcionarios del Departamento de Seguridad Nacional, el Departamento de Estado, el Departamento de Defensa y otras agencias; la administración Trump propuso la posibilidad de admitir cero refugiados el próximo año, lo cual causó la indignación de grupos de refugiados y reasentados.

De acuerdo con el Departamento de Estado, la decisión final sobre la admisión de los refugiados podría darse antes del comienzo del siguiente año fiscal, es decir, el 1 de octubre.