La Casa San Juan Diego y San Francisco de Asís de la Diócesis de Matamoros celebró el evento el 13 de diciembre, 
(Cortesía: Diócesis de Matamoros/ACI Prensa).
La Casa San Juan Diego y San Francisco de Asís de la Diócesis de Matamoros celebró el evento el 13 de diciembre, (Cortesía: Diócesis de Matamoros/ACI Prensa).

Migrantes albergados en una casa de acogida de la Iglesia Católica en Matamoros, en el estado mexicano de Tamaulipas, celebraron recientemente una tradicional posada navideña.

La Casa San Juan Diego y San Francisco de Asís de la Diócesis de Matamoros realizó el evento el 13 de diciembre, al tiempo que recibió una generosa donación de los Caballeros de Colón, consistente en tres toneladas de alimentos y apoyo económico.

En la celebración participaron el Obispo de Matamoros (México), Mons. Eugenio Lira; el Obispo de Brownsville (Estados Unidos), Mons. Daniel Flores; y el Obispo Auxiliar de Brownsville, Mons. Mario Avilés y los asistentes degustaron los tradicionales tamales, ponche y dulces y se rompieron piñatas. 

En declaraciones a Azteca TV, el coordinador de la Casa del Migrante, Juan Antonio Sierra Vargas, dijo que “estamos muy contentos, porque estamos trabajando, porque estamos teniendo la primera posada oficial con invitados de lujo, los obispos de Brownsville y Matamoros, autoridades de Caballeros de Colón y un grupo de migrantes que tenemos por aquí”.

En el evento, Mons. Eugenio Lira agradeció el “signo muy bonito de solidaridad de los Caballeros de Colón, quienes se han reunido y han hecho un esfuerzo para apoyar esta Casa del Migrante, en donde se busca tender una mano a nuestros hermanos y hermanas que, por diversas razones, han tenido que abandonar sus hogares y han venido a buscar el sueño americano”.

Matamoros se encuentra en el extremo nororiental de México, con una población de poco más de medio millón de habitantes. Al otro lado de la frontera, del lado de Estados Unidos, se encuentra Brownsville, en el estado de Texas.

De acuerdo con la patrulla fronteriza estadounidense, al menos 283 migrantes murieron en 2018 intentando cruzar desde México.

Solo en octubre y noviembre de este año, la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de los Estados Unidos (CBP, por sus siglas en inglés) detuvo a 68.925 migrantes indocumentados en la frontera sur del país.

De los detenidos, en el sector fronterizo de Río Grande, que se encarga de la zona en la que se encuentra el paso de Matamoros y Brownsville, 2.315 fueron menores no acompañados; 4.948 fueron integrantes de familias; y 11.029 fueron adultos solos.