El padre Romanelli, único párroco católico en la Franja de Gaza alertó de la gravísima situación que se vive después de cinco días de ataques cruzados entre el ejército israelí y el grupo terrorista Hamas, que controla la franja, y que hasta el momento han dejado 119 muertos en territorio palestino, entre ellos 31 niños; y ocho fallecidos en Israel, de ellos dos eran menores. 

Se trata del peor enfrentamiento entre Israel y Hamas desde el año 2014. 

El sacerdote Gabriel Romanelli dirige la parroquia de la Sagrada Familia, la única parroquia católica de la Franja de Gaza.

Según explicó a la agencia ACI Prensa, “la situación en la Franja de Gaza está muy mal. De noche y de día tenemos bombardeos.

Habitualmente se desarrollan sólo por la noche y de día hay vida más o menos normal. Pero estos días tanto de noche como de día hay bombardeos, misiles de la parte de la Franja y otros que son la respuesta israelí, con aviación y tanques…”

“Actualmente hay bombardeos constantemente. Incluso cuando paran, el silencio es extraño y te hace sentir en el ojo del huracán”, afirmó. 

De hecho, el párroco asegura que desde noviembre de 2019 no había “aires de guerra” en la zona, e incluso “se veía un progreso material, había más negocios y las casas estaban mejor”.

Sin embargo, tras el inicio de los ataques, la población lo vive “con mucha incertidumbre”. 

El sacerdote del Instituto del Verbo Encarnado aseguró que los bombardeos han dejado por el momento 119 palestinos fallecidos y ocho israelíes, desde que comenzaron los ataques el pasado lunes. También hay unos 8.500 heridos, 115 de ellos son niños. 

“No hay barrio ni ciudad que no haya sido golpeada, algunas de manera muy fuerte. Y las autoridades israelíes aseguran que mientras siga la agresión continuarán bombardeando y los palestinos también dicen que mientras no pare la avanzada seguirán respondiendo”, precisó el sacerdote. 

La Franja de Gaza cuenta con unos dos millones de habitantes, 1.077 son cristianos y de ellos 133 católicos. 

“Nuestra parroquia es una comunidad diminuta pero hermosa y fuerte. A ella también acuden los ortodoxos griegos. Somos 133 católicos, contando con los 13 religiosos de la comunidad del Verbo Encarnado. Nos dividimos para contactar a las familias, y que sientan cercanía espiritual y material de la parroquia tanto los católicos, como los ortodoxos y, así como las  familias pobres musulmanas”, destacó el sacerdote a ACI Prensa.  

El padre Romanelli insiste en que no hay que olvidar las dificultades que afronta la población de Gaza desde hace décadas, porque “sufre un embargo de todo tipo desde hace años, por eso la llaman la prisión a cielo abierto más grande del mundo”. 

Ante las graves dificultades que viven en la Franja de Gaza, el padre Romanelli anima a orar y ofrecer sacrificios por la paz y para que “se ilumine a los gobernantes y a quienes tienen la capacidad de poner una tregua a esta situación para que lo hagan”. 

El sacerdote destacó la importancia de hacer llegar ayuda material “a través de canales oficiales como el patriarcado latino de Jerusalén, o asociaciones católicas de caridad, que son muy efectivas”.