CIUDAD DEL VATICANO (CNS) — Han pasado casi 60 años desde que un presidente católico de Estados Unidos visitó a un papa en el Vaticano.

Cuando el presidente John F. Kennedy se estaba preparando para su reunión con el nuevo papa Pablo VI en julio de 1963, la gente se preguntaba si besaría el anillo del papa, una señal tradicional de deferencia, pero que podría haber sido problemática para un presidente que ya estaba lidiando con preguntas sobre que ponía primero, su iglesia o su país.

Sin embargo, al papa no pareció importarle estrecharle la mano.

Los protocolos y los papas han cambiado. Hoy, el papa Francisco prefiere que los invitados no besen su anillo.

El presidente Joe Biden será el decimocuarto presidente de Estados Unidos — y el segundo presidente católico — en reunirse con un papa en el Vaticano.

A diferencia de Kennedy, las preguntas sobre la fe de Biden provienen principalmente de la comunidad católica debido a su apoyo a la legalización del aborto.

Está previsto que el papa Francisco le dé la bienvenida a Biden al Vaticano al mediodía del 29 de octubre, poco después de que el presidente llegue a Italia para participar en la Cumbre del G-20, que se centrará en la pandemia de COVID-19 y la salud global, la economía global, y el cambio climático.

El primer presidente de Estados Unidos en visitar el Vaticano fue Woodrow Wilson, quien se reunió con el papa Benedicto XV en 1919 mientras realizaba una gira europea después de la Primera Guerra Mundial. Luego, 40 años después, Dwight D. Eisenhower se reunió con el papa Juan XXIII en 1959.

Desde entonces, cada presidente de Estados Unidos ha realizado un viaje al Vaticano.

Kennedy se reunió con el papa Pablo VI en 1963; Lyndon B. Johnson en 1967; Richard M. Nixon en 1969 y 1970; y Gerald R. Ford en 1975.

Jimmy Carter fue el siguiente en visitar, conociendo al papa Juan Pablo en 1980. Ronald Reagan lo conoció en 1982 y 1987, así como después de dejar el cargo de presidente. George H.W. Bush lo conoció en 1989 y 1991. Bill Clinton llegó al Vaticano en 1994.

George W. Bush se reunió con el papa Juan Pablo en 2001 en la villa papal de Castel Gandolfo y en el Vaticano en 2002 y 2004. Además de asistir al funeral del papa Juan Pablo en 2005, Bush visitó el Vaticano en 2007 y nuevamente en 2008 para reunirse con el papa Benedicto XVI.

President Barack Obama se reunió con el papa Benedict en el Vaticano en 2009 y , el papa Francisco in 2014. President Donald Trump tuvo su reunión con el papa Francisco en el Vaticano en 2017.

El tiempo de Kennedy en el palacio apostólico incluyó una reunión privada con el papa y un intercambio de obsequios -- una copia de la Piedad de Miguel Ángel para el presidente y un juego de escritorio grabado con los sellos papales y presidenciales para el papa -- pero también un discurso del papa Pablo.

Un discurso formal a un presidente visitante era un elemento principal en las audiencias papales en los pontificados de San Pablo VI y San Juan Pablo II, pero ahora este ha desaparecido.

Al reunirse con Kennedy, el papa Pablo elogió a Estados Unidos como una "nación noble" que había sido y seguía siendo generosa en ayudar a las naciones más pobres del mundo, y elogió al presidente por promover "los principios morales más elevados de la verdad, la justicia, y la libertad" en su discurso.

Consciente del movimiento de derechos civiles en curso, el papa expresó que San Juan XXIII "presentó de nuevo al mundo la enseñanza constante de la iglesia sobre la dignidad de la persona humana individual, una dignidad que el creador todopoderoso otorgó al crear al hombre a su propia imagen y semejanza."

"Siempre estamos conscientes en nuestras oraciones de los esfuerzos para garantizar a todos sus ciudadanos los beneficios iguales de la ciudadanía, que tienen como base la igualdad de todos los hombres debido a su dignidad como personas e hijos de Dios", dijo el pontífice a Kennedy.

El papa Pablo dio la bienvenida al presidente Lyndon B. Johnson al Palacio Apostólico a las 9 p.m. el 23 de diciembre de 1967. La hora tardía significó que no hubo discursos formales. Sin embargo, la declaración más larga de lo habitual del Vaticano sobre la reunión señaló que los dos se centraron en la guerra de Vietnam y la "profunda y dolorosa aprehensión" del papa por la intensificación del conflicto y sus víctimas.

Como la Navidad estaba cerca, el papa le regaló a Johnson una pintura de la Natividad del siglo XVI. El presidente le dio al papa un busto de sí mismo, que el anuario del Vaticano, "Attività della Santa Sede", describió como "una fina escultura en bronce".

El aborto se legalizó en Estados Unidos con el fallo de la Corte Suprema de Roe contra Wade en 1973.

Además de recordarle siempre a Estados Unidos su responsabilidad de promover la paz y ayudar al desarrollo, los discursos del papa Juan Pablo II a los presidentes estadounidenses visitantes exigían constantemente respeto por la vida humana, desde la concepción hasta la muerte natural.

No se espera un discurso papal como parte de la visita del presidente Biden.

Jen Psaki, secretaria de prensa de la Casa Blanca, expuso que los dos "discutirán cómo trabajar juntos en esfuerzos basados fundamentalmente en el respeto a la dignidad humana, incluyendo poner fin a la pandemia de COVID-19, abordar la crisis climática, y cuidar a los pobres".

Biden sabe lo que piensa el papa Francisco sobre el aborto; es difícil adivinar si los dos hablarán de ello específicamente.