El cardenal canadiense Michael Czerny, prefecto del Dicasterio del Vaticano para la Promoción del Desarrollo Humano Integral, en el Vaticano el 12 de febrero de 2020. Su oficina anunció una importante reestructuración el 14 de septiembre de 2022 para responder mejor a los temas de interés de las conferencias episcopales. (Foto CNS /Paul Haring)
El cardenal canadiense Michael Czerny, prefecto del Dicasterio del Vaticano para la Promoción del Desarrollo Humano Integral, en el Vaticano el 12 de febrero de 2020. Su oficina anunció una importante reestructuración el 14 de septiembre de 2022 para responder mejor a los temas de interés de las conferencias episcopales. (Foto CNS /Paul Haring)

CIUDAD DEL VATICANO (CNS) — La reforma del papa Francisco a la Curia Romana enfatiza el trabajo en el Vaticano como un servicio no solo al papa, sino también a las diócesis y eparquías y obispos y conferencias episcopales de todo el mundo.

"La Curia romana no se establece entre el papa y los obispos, sino que está al servicio de ambos", escribió el papa en "Praedicate Evangelium" (Predicar el Evangelio), su constitución apostólica reformando la Curia.

El trabajo de la Curia, dijo, está "orgánicamente relacionado con el Colegio Episcopal y los obispos individuales, así como con las conferencias episcopales y sus agrupaciones regionales y continentales, y las estructuras jerárquicas de las iglesias orientales. Todo esto tiene una gran importancia pastoral. beneficio como expresiones de la comunión afectiva y efectiva existente entre los obispos".

El impacto práctico de las palabras del papa quedó claro a principios de septiembre cuando anunció que había dado al consejo de obispos latinoamericanos una mayor responsabilidad sobre un fondo papal anteriormente controlado por la Curia y cuando el Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral anunció una reestructuración radical de su oficina.

Las conferencias nacionales y regionales de obispos florecieron después del Concilio Vaticano II, pero su estatura e influencia, al menos a los ojos de los altos funcionarios del Vaticano, comenzaron a disminuir a fines de la década de 1990, cuando San Juan Pablo II y sus colaboradores más cercanos intentaron controlar su poder percibido sobre la autoridad y el ministerio de un obispo local para su diócesis.

En 1998, San Juan Pablo publicó una carta apostólica, "Apostolos Suos" sobre la naturaleza teológica y jurídica de las conferencias episcopales.

Al decirles a las conferencias que podían emitir declaraciones sobre cuestiones doctrinales y morales solo si los miembros de la conferencia lo aprobaban por unanimidad, muchos observadores vieron la carta como una advertencia contra las conferencias que crecen demasiado y parecen usurpar la autoridad de los obispos individuales.

Pero desde el comienzo de su pontificado, el papa Francisco ha dado un perfil más alto a las conferencias episcopales y su autoridad docente.

Las encíclicas papales y las exhortaciones apostólicas citan repetidamente pasajes de la Biblia, de la enseñanza de papas anteriores y de concilios ecuménicos como el Vaticano II.

Los principales documentos del papa Benedicto XVI también incluyeron teólogos de la iglesia primitiva, filósofos antiguos y pensadores contemporáneos, pero no una declaración de una conferencia nacional de obispos.

Pero el papa Francisco, en su exhortación apostólica de 2013, "La alegría del Evangelio", citó las declaraciones de seis conferencias episcopales: Estados Unidos, Francia, Brasil, Filipinas, Congo e India.

También se basó en gran medida en el trabajo del consejo de obispos latinoamericanos, conocido como CELAM, particularmente en su Documento de Aparecida, que, como arzobispo de Buenos Aires, estuvo a cargo de redactar.

Las citas fueron una señal concreta de la colaboración que, según él, es esencial para su ministerio como papa.

El Concilio Vaticano II afirmó que "las conferencias episcopales están en posición de 'contribuir de muchas y fructíferas formas a la realización concreta del espíritu colegial'", escribió el papa Francisco en ese documento de 2013.

"Sin embargo, este deseo no se ha realizado plenamente, ya que aún no se ha elaborado suficientemente un estatuto jurídico de las conferencias episcopales que las vea como sujetos de atribuciones específicas, incluida una autoridad doctrinal genuina".

Su documento de 2015, "Laudato Si', sobre el cuidado de nuestra casa común", otorgó estatus papal a las enseñanzas de más de una docena de conferencias episcopales sobre la importancia ética y moral de proteger el medio ambiente.

Pero también, en nombre de la "descentralización saludable", ha realizado cambios en el Código de Derecho Canónico y en los procedimientos estándar del Vaticano para otorgar mayor autoridad a obispos individuales, conferencias episcopales y sínodos de obispos de las iglesias católicas orientales para aprobar leyes litúrgicas, traducciones, la creación de seminarios interdiocesanos, la redacción de programas para la formación de sacerdotes y la publicación de catecismos nacionales.

El documento del papa Francisco que reforma la Curia dice que con la iglesia que abarca "una multitud de pueblos, idiomas y culturas", tiene "una inmensa reserva de experiencias exitosas con respecto a la evangelización". Una de las funciones de la Curia, dijo, es recopilar la sabiduría, las experiencias y las mejores prácticas de las diócesis individuales, las conferencias de obispos o los sínodos orientales de obispos y compartirlas con otros.

Al anunciar su nueva estructura el 14 de septiembre, el Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral dijo: "Nuestro mandato es ayudar y apoyar al Santo Padre y a los obispos de todo el mundo; aquí nos referimos a las conferencias episcopales regionales y nacionales y las estructuras jerárquicas de la Iglesias orientales, obispos y patriarcas individuales, oficinas que se ocupan de temas de desarrollo humano integral".

Adaptando el enfoque de "ver, juzgar, actuar" común a la aplicación de la enseñanza social católica, el dicasterio dijo que ahora está organizado en tres secciones: "escuchar y dialogar", que promoverá el contacto bidireccional con obispos y grupos católicos comprometidos con el trabajo de justicia y paz; "investigación y reflexión", que estudiará las cuestiones y preocupaciones planteadas por los obispos, las conferencias episcopales y los grupos; y "comunicación y restitución", que compartirá los resultados de la investigación con ellos y más allá.

El dicasterio, dirigido por el cardenal Michael Czerny, dijo que su agenda estaría determinada "por los desafíos que las iglesias locales nos presentan", desafíos que pueden cambiar y cambiarán con el tiempo.

En otro pequeño cambio, el Vaticano anunció el 16 de septiembre que el papa Francisco había "suprimido" la Fundación Populorum Progressio para América Latina y el Caribe, que tenía su sede administrativa en el dicasterio y su base operativa en Bogotá, Colombia. Fundada por San Juan Pablo II en 1992 para ayudar a las comunidades de pequeños agricultores, indígenas y afroamericanos de la región, la fundación será reemplazada por el Fondo Populorum Progressio, y CELAM, el consejo de obispos de América Latina, estudiará las solicitudes de subvenciones y monitoreará los proyectos.

"Es necesario promover un vínculo más fuerte con las iglesias locales", que conocen mejor a los miembros de esas comunidades y sus necesidades, dijo el papa.