El Papa Francisco saluda a Emilce Cuda, teóloga argentino y jefe de oficina de la Pontificia Comisión para América Latina, en el Vaticano el 17 de marzo de 2017. El Papa Francisco animó a la Pontificia Comisión para América Latina (CAL) a continuar con su misión al servicio de la Iglesia latinoamericana y de la pastoral hispana en los Estados Unidos y Canadá.  (Foto CNS/Vatican Media).
El Papa Francisco saluda a Emilce Cuda, teóloga argentino y jefe de oficina de la Pontificia Comisión para América Latina, en el Vaticano el 17 de marzo de 2017. El Papa Francisco animó a la Pontificia Comisión para América Latina (CAL) a continuar con su misión al servicio de la Iglesia latinoamericana y de la pastoral hispana en los Estados Unidos y Canadá. (Foto CNS/Vatican Media).

El Papa Francisco alentó a la Pontificia Comisión para América Latina (CAL) continuar con su misión como organismo de la Curia Romana al servicio de la Iglesia latinoamericana y de la pastoral hispana en los Estados Unidos y Canadá.

Así lo dijo el Santo Padre en un video mensaje difundido por el Vaticano este 26 de mayo con ocasión de la Asamblea plenaria de la CAL que se está llevando a cabo en Roma del 24 al 27 de mayo.

En un video mensaje pronunciado en español, el Papa Francisco destacó que la CAL está llamada a “un servicio, una diakoni´a, que principalmente debe mostrar el afecto y la atencio´n que el Papa posee hacia la regio´n” y explicó que esta “diakoni´a” consiste en un “servicio, que ayude a que los diversos Dicasterios actu´en de manera sine´rgica y comprendiendo mejor la realidad social y eclesial latinoamericana”.

Además, el Papa instó a los miembros de la CAL a seguir siendo un organismo de la Curia Romana que fomente la comunión porque es la “Diakoni´a que, a nombre del Papa, acompan~a el caminar de organismos como el CELAM y el CEAMA, y la pastoral hispana en los Estados Unidos y Canada´, en comunio´n con la Iglesia universal”.

“Estoy convencido de que, de una manera adelantada, la Iglesia en Ame´rica Latina y el Caribe, ha hecho ‘camino al andar’, es decir, ha mostrado que una recta interpretacio´n de las ensen~anzas conciliares, implica reaprender a caminar juntos al momento de enfrentar los desafi´os o los problemas pastorales y sociales propios del cambio de e´poca”, afirmó el Papa al recordar parte de la  historia de la Pontificia Comisión para América Latina.

Asimismo, el Papa Francisco indicó que “la CAL no esta´ llamada a ser una aduana, que controla cosas de Latinoame´rica o la dimensio´n hispa´nica de Canada´ y Estados Unidos, no. Su existencia como instancia de servicio esta´ justificada por la peculiar identidad y fraternidad que vivimos las naciones de Ame´rica Latina”.

El Santo Padre subrayó la importancia de la comunión eclesial y advirtió que el proceso sinodal está llamado a recordar la llamada universal a la santidad porque “todos somos disci´pulos llamados a aprender y a seguir al Sen~or. Todos somos corresponsables del bien comu´n y de la santidad de la Iglesia”.

“La sinodalidad nos debe conducir a vivir ma´s intensamente la comunio´n eclesial, en la que la diversidad de carismas, vocaciones y ministerios se integran armoniosamente animados por un mismo bautismo, que nos hace ser hijos en el Hijo, a todos. Tengamos cuidado del protagonismo unipersonal y apostemos por sembrar y animar procesos que permitan que el pueblo de Dios, que camina en la historia, pueda participar ma´s y mejor en la comu´n responsabilidad que todos tenemos de ser Iglesia”, advirtió el Papa.

De este modo, el Papa Francisco subrayó que la comunio´n eclesial está “fundada por la comunio´n trinitaria, que apreciando simulta´neamente el sensus fidei de todo el santo pueblo fiel de Dios, la colegialidad aposto´lica y la unidad con el Sucesor de Pedro, debe animar la conversio´n y reforma de la Iglesia a todo nivel”.

Por último, el Santo Padre recordó que la CAL “es un organismo de la Curia Romana, parte integrante del Dicasterio de los Obispos” y que cuenta con dos fieles laicos como secretarios, varón y mujer ahora— a quienes he pedido que, desde su experiencia y perfil personal, de manera complementaria, nos ayuden a todos a generar nuevas dina´micas y nos desinstalen un poquito de algunos de nuestros usos y costumbres clericales, tanto aqui´ en la Curia como en todo lugar en el que existan comunidades latinoamericanas”.

La CAL, a trave´s de todos sus miembros, debe promover lo ma´s ampliamente posible la verdadera sinodalidad. Comunio´n sin sinodalidad fa´cilmente puede prestarse a cierto fijismo y centralismo indeseable. Sinodalidad sin comunio´n puede llegar a ser populismo eclesia´stico”, indicó el Papa Francisco.