Personal de la Cruz Roja indonesia lleva una bolsa para cadáveres tras un ataque suicida con bomba durante la misa del Domingo de Ramos en la Catedral del Sagrado Corazón de Jesús en Makassar, Indonesia, el 28 de marzo de 2021. Los dos terroristas murieron en el ataque y unas 20 personas resultaron heridas. (CNS Foto/Reuters)
Personal de la Cruz Roja indonesia lleva una bolsa para cadáveres tras un ataque suicida con bomba durante la misa del Domingo de Ramos en la Catedral del Sagrado Corazón de Jesús en Makassar, Indonesia, el 28 de marzo de 2021. Los dos terroristas murieron en el ataque y unas 20 personas resultaron heridas. (CNS Foto/Reuters)

El Papa Francisco rezó por las víctimas del ataque terrorista en Indonesia ocurrido el Domingo de Ramos, en marzo 28 frente a la catedral de Macasar.

“Recemos por todas las víctimas de la violencia, especialmente por las del atentado ocurrido en Indonesia frente a la catedral de Macasar”, dijo el Papa durante el rezo del Ángelus al finalizar la Misa en la Basílica de San Pedro.

El atentado suicida ocurrió a las 9:26 a.m. (hora local) en la entrada de la catedral del Sagrado Corazón de Jesús de Macasar, en la provincia oriental de Sulawalesi del Sur (Célebes Meriodional) de Indonesia.

La policía relató a medios locales que la explosión ocurrió cuando una motocicleta se acercó a la entrada lateral del edificio al final de la Misa del Domingo de Ramos, cuando los fieles aún se encontraban dentro del edificio.

Hasta el momento, la prensa local informa que la explosión causó al menos un muerto y 14 heridos.

El representante de la Curia de la arquidiócesis, P. Frans Nipa Pr, dijo en un comunicado difundido por Asia News que los fieles heridos por la explosión están siendo atendidos en el hospital local y que se cancelan todas las celebraciones previstas por el Domingo de Ramos.

Además, P. Frans Nipa Pr describió que “el ataque suicida tuvo lugar cerca de la puerta lateral de la iglesia, junto al dispensario médico de la catedral” y señaló que el arzobispo de Makassar, Mons. John Liku 'Ada, y todos los sacerdotes que residen cerca de la catedral, se encuentran bien.

Por su parte, el presidente de Indonesia, Joko Widodo, “condenó con firmeza este ataque terrorista” y calificó el terrorismo como “un delito de lesa humanidad”.

El presidente indonesio invitó a los ciudadanos a “mantener la calma” y realizó “un llamado a todos para luchar contra el terrorismo y el radicalismo, que son contrarios a los valores religiosos".

En Indonesia viven más de 259 millones de personas, la gran mayoría de los cuales son musulmanes y que constituyen el 12,7% del total de miembros de esta religión. Los católicos en Indonesia son poco más del 3% de la población.

En noviembre de 2020 un grupo de terroristas musulmanes vinculados al Estado Islámico asesinó a cuatro cristianos en Indonesia, decapitando a uno y quemando vivo a otro en su casa.

Además, en mayo de 2018, seis miembros de una familia se habían inmolado en tres iglesias, una católica y dos protestantes, en Surabaya, la segunda ciudad del país, matando a una docena de fieles. La familia pertenecía al grupo yihadista Jamaah Ansharut Daulah (Jad) y el atentado fue reivindicado por el autodenominado Estado Islámico, informó Vatican News.

En 2016 otro terrorista atacó con un explosivo la iglesia católica Santo Yosep de la ciudad de Medan, en el norte de la isla de Sumatra, en Indonesia, mientras se celebraba la Misa dominical.