El Papa Francisco se sumó este 15 de junio al “Día Mundial de toma de conciencia del abuso y maltrato en la vejez” y solicitó mayor consideración hacia los ancianos.

“Donde no hay consideración hacia los ancianos, no hay futuro para los jóvenes”, advirtió el Santo Padre en un mensaje a través de su cuenta oficial @Pontifex_es.

El Día Mundial de Toma de Conciencia del Abuso y Maltrato en la Vejez comenzó en 2012 y se celebra cada 15 de junio. Se trata de una iniciativa promovida por las Naciones Unidas (ONU) y el tema de este 2021 es el “Acceso a la justicia”.

Jornada Mundial de los Abuelos y de los Ancianos 

Por su parte, el Papa Francisco instituyó la “Jornada Mundial de los Abuelos y de los Ancianos” que la Iglesia Católica celebrará cada cuarto domingo de julio, “cerca de la conmemoración de San Joaquín y Santa Ana, los abuelos de Jesús”.

Al instituir esta nueva Jornada Mundial que se celebrará por primera vez el próximo 25 de julio, el Santo Padre explicó que el objetivo es “promover el encuentro entre generaciones, de los nietos con los abuelos y de los abuelos con los nietos, para custodiar las raíces y transmitirlas”.

Además, el Papa lamentó en esa ocasión que “los abuelos muchas veces son olvidados, y olvidamos esta riqueza de custodiar las raíces y transmitirlas”.

El Santo Padre afirmó que “el Espíritu Santo también hoy suscita en los ancianos pensamientos y palabras de sabiduría” y agregó que la voz de los ancianos “es preciosa porque canta las alabanzas de Dios y custodia la raíz de los pueblos”.

“Ellos nos recuerdan que la vejez es un don, y que los abuelos son el eslabón de unión entre las diferentes generaciones para transmitir a los jóvenes la experiencia de vida y de fe”, indicó el Papa.

Por ello, el Santo Padre subrayó que “es importante que los abuelos se reúnan con los nietos, y que los nietos se reúnan con los abuelos”.

El lema de la primera Primera Jornada Mundial de los Abuelos y los Ancianos será: “Yo estoy contigo todos los días”.

El Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida, organizador de esta primera Jornada Mundial, explicó que el Papa eligió esta frase del Evangelio de San Mateo porque “quiere expresar la cercanía del Señor y de la Iglesia en la vida de cada persona mayor, especialmente en este difícil momento de pandemia” y además porque “es también una promesa de cercanía y esperanza que jóvenes y mayores pueden expresarse mutuamente”.

“No solo los nietos y los jóvenes están llamados a estar presentes en la vida de las personas mayores, sino que los mayores y los abuelos tienen también una misión de evangelización, de anuncio, de oración y de guía de los jóvenes a la fe”, concluyó una nota del Dicasterio vaticano.