Las niñas colegialas liberadas después de ser secuestradas son fotografiadas en el estado nigeriano de Zamfara, el 2 de marzo de 2021. El Papa Francisco condenó el "vil secuestro de 317 niñas, sacadas de su internado el 26 de febrero en Jangebe", y oró por ellas y sus familias. (CNS Foto/Afolabi Sotunde, Reuters).
Las niñas colegialas liberadas después de ser secuestradas son fotografiadas en el estado nigeriano de Zamfara, el 2 de marzo de 2021. El Papa Francisco condenó el "vil secuestro de 317 niñas, sacadas de su internado el 26 de febrero en Jangebe", y oró por ellas y sus familias. (CNS Foto/Afolabi Sotunde, Reuters).

Las alumnas nigerianas que fueron secuestradas el pasado viernes de la Escuela Secundaria para Niñas del Gobierno (GGSS), en la localidad de Jangebe, estado de Zamfara (Nigeria), han sido liberadas.

En la noche del 26 de febrero las niñas fueron retenidas por un grupo de hombres armados, que asaltaron el internado y las llevaron a un lugar desconocido en motocicletas y vehículos todoterreno.

La policía, que inmediatamente inició la investigación para su localización y rescate junto con los militares, lograron localizar a 54 niñas que consiguieron escapar.

Por medio de Twitter, el gobernador del estado de Zamfara, Bello Matawalle, anunció este 1 de marzo la liberación de las alumnas y pidió a todos los ciudadanos alegrarse con ellos “porque nuestras hijas ahora están a salvo”.

Según un informe de BBC News, un total de 279 estudiantes de GGSS Jangebe fueron liberadas después de negociaciones entre el gobierno y los secuestradores.

Inicialmente, el número de niñas secuestradas se registró en 317, pero los funcionarios de Zamfara indicaron que la cifra era inexacta.

El 28 de febrero el Papa Francisco condenó el “vil secuestro” y reclamó la pronta liberación de las alumnas.

“Recemos por estas niñas para que puedan regresar pronto a casa. Estoy cercano a sus familias y a ellas mismas. Recemos juntos. Recemos a la Virgen para que las proteja”, pidió el Santo Padre.

Las escuelas en el país de África occidental se han convertido en blanco de ataques armados y secuestros.

Una semana antes de los hechos ocurridos en Zamfara, desconocidos atacaron la Escuela Secundaria de Ciencias del Gobierno en Kagara en el estado de Níger, y secuestraron a 42 personas, entre los que había 27 estudiantes, tres miembros del personal y 12 familiares de los alumnos.

El gobernador del estado de Níger, Abubakar Sani Bello, informó en su cuenta de Twitter que todos los secuestrados fueron liberados el 27 de febrero y fueron recibidos por funcionarios del gobierno estatal.

En un comunicado, la Conferencia de Obispos Católicos de Nigeria (CBCN) expresó el 23 de febrero su preocupación por las “crisis persistentes” que afligen a los nigerianos, como los secuestros, robos a mano armada y asesinatos, y señaló que el país está “realmente al borde de un colapso inminente”.

Los prelados pidieron al gobierno del presidente Muhammadu Buhari que “cumpla con su obligación de gobernar la nación; no de acuerdo con prejuicios étnicos y religiosos, sino de acuerdo con los principios objetivos y positivos de equidad y, sobre todo, justicia”.

Finalmente, señalaron que dejan en manos de Dios la situación del país y pidieron al Señor el coraje y la sabiduría para sacar al país “del borde del colapso”.

Traducido y adaptado por Harumi Suzuki. Publicado originalmente en ACI África.