CIUDAD DEL VATICANO (CNS) — La solidaridad internacional para financiar la reconstrucción de escuelas, hospitales e iglesias destruidas por la guerra es importante, dijo el papa Francisco, pero "debemos preocuparnos sobre todo por las piedras vivas que han sido heridas y dispersas".

Desde el sur de Georgia a través de Irak y Siria, luego desde Tierra Santa a través del norte de África hasta la región de Tigray en Etiopía, las necesidades de las comunidades cristianas son urgentes, dijo el papa Francisco el 24 de junio cuando se reunió con representantes de una coalición de agencias de financiamiento del Vaticano conocidas por sus siglas en italiano, ROACO.

Coordinado por la Congregación para las Iglesias Orientales, ROACO ayuda a las iglesias de rito oriental en todo el mundo, así como a la iglesia de rito latino en el norte de África y el Medio Oriente. Las agencias incluyen la Asociación Católica de Bienestar del Cercano Oriente y los Servicios Católicos de Socorro, así como Ayuda a la Iglesia Necesitada, Caritas Internationalis y organizaciones benéficas católicas en Alemania, Francia, Austria, Suiza, Italia, Bélgica y los Países Bajos.

A través de los representantes, el papa Francisco extendió su "gratitud a todos aquellos que apoyan y hacen posible sus proyectos: miembros ordinarios de los fieles, familias, parroquias y voluntarios que entienden lo que significa ser 'hermanos y hermanas todos' y que dedican una porción de su tiempo y recursos para ayudarles en los servicios que brindan".

"Me han dicho que los ingresos de la recaudación de 2020 para Tierra Santa fueron solo la mitad de los recibidos en años anteriores", dijo el papa. La colecta, que generalmente se recoge el Viernes Santo, se trasladó a septiembre de 2020 porque la mayoría de los países estaban bajo cierres obligatorios de COVID-19, incluidas prohibiciones o límites severos en los servicios de la iglesia.

El papa Francisco dijo que sabía que las restricciones a la asistencia a misa, así como "la crisis económica generada por la pandemia" explican la caída de donaciones.

Sin embargo, dijo, "si bien la crisis puede habernos animado a centrarnos en lo esencial, no podemos permanecer indiferentes cuando pensamos en las calles desiertas de Jerusalén y la pérdida de esos peregrinos que van allí para fortalecer su fe, pero también para expresar solidaridad concreta con las iglesias locales y su gente".

Instó a los católicos a comprender la importancia de donar.

Los cristianos en Tierra Santa han experimentado dificultades durante el último año no solo por la pandemia, sino también por la renovada violencia entre israelíes y palestinos, "pueblos que esperamos y oramos verán el arco de la paz que Dios mostró a Noé como una señal del pacto entre el cielo y la tierra, y de la paz entre los pueblos".

"Con mucha frecuencia, incluso últimamente, esos cielos se han oscurecido por misiles que traen destrucción, muerte y miedo", dijo el papa.

"Las súplicas de ayuda que surgen de Siria nunca están lejos del corazón de Dios, sin embargo, no parecen haber tocado los corazones de los líderes que están en condiciones de afectar el destino de los pueblos", dijo. Después de 10 años de conflicto y millones de personas desplazadas o forzadas a migrar, las víctimas y la necesidad de reconstrucción son "rehenes del pensamiento partidista y la falta de decisiones valientes por el bien de esa nación devastada por la guerra".

El papa Francisco también expresó su "aprensión" por la violencia continua en Tigray, donde, según informes, el ejército etíope y sus aliados están cometiendo masacres, violando mujeres, destruyendo iglesias y mezquitas y utilizando el hambre como herramienta para sofocar cualquier apoyo civil al Frente de Liberación Popular de Tigray.

Al discutir las necesidades de financiamiento en la reunión anual de ROACO del 21 al 24 de junio, los representantes de las agencias escucharon charles de los siguientes: arzobispo Pierbattista Pizzaballa, patriarca latino de Jerusalén, el arzobispo Antoine Camilleri, nuncio en Etiopía, el arzobispo José Bettencourt, nuncio en Georgia y Armenia, cardenal Mario Zenari, nuncio en Siria, arzobispo Joseph Spiteri, nuncio en el Líbano, y el arzobispo Mitja Leskovar, nuncio en Irak.