CIUDAD DEL VATICANO (CNS) — El nacimiento del hijo de Dios en un humilde establo, en presencia tanto de humildes pastores como de magos majestuosos, es un "evento universal que concierne a toda la humanidad", dijo el papa Francisco.

Durante su audiencia general semanal del 22 de diciembre, el papa dijo que solo a través de la humildad se puede comprender verdaderamente a Dios y a uno mismo porque "nos abre a la experiencia de la verdad, del gozo auténtico, de saber lo que importa".

"Los Magos pueden haber sido incluso grandes según la lógica del mundo, pero se hicieron humildes, humildes, y precisamente por eso lograron encontrar a Jesús y reconocerlo. Aceptaron la humildad de buscar, de emprender un camino, de preguntar, de correr riesgos, de equivocarse", dijo.

Entre los presentes en la sala de audiencias de Pablo VI se encontraba un grupo de solicitantes de asilo que, con la ayuda del papa, llegaron a Italia el 16 de diciembre de Chipre bajo un programa especial de visas humanitarias.

El papa Francisco agradeció a las autoridades italianas por facilitar su traslado y dijo que quienes buscan refugio y una vida mejor no son solo preocupación del país al que llegan, sino "de toda la humanidad".

"Lo que tenemos que hacer es abrir una puerta: la puerta del corazón", dijo el papa. "No lo olvidemos esta Navidad".

Durante la audiencia, el papa hizo una pausa en su serie de charlas sobre San José para reflexionar sobre la próxima celebración del humilde nacimiento de Cristo en Belén.

"Pensemos en eso", dijo. "Al Creador del universo no se le dio un lugar para nacer".

Los pastores, que visitaron el pesebre tras recibir un anuncio del nacimiento de Jesús por parte de un ángel, "personifican a los pobres de Israel, gente humilde que vive interiormente con la conciencia de su propia miseria".

"Precisamente por eso, ellos confían más que otros en Dios. Fueron los primeros en ver al hijo de Dios hecho hombre, y este encuentro los cambió profundamente", dijo el papa.

Si bien se sabe poco de los magos, continuó, su viaje para encontrar a Jesús representa a aquellos "que han buscado a Dios a lo largo de los siglos y que emprendieron un viaje para encontrarlo".

"También representan a los ricos y poderosos, pero solo a aquellos que no son esclavos de las posesiones, que no están 'poseídos' por las cosas que creen que poseen", agregó.

A pesar de las grandes diferencias entre los pastores y los magos, ambos compartieron la alegría del nacimiento de Jesús porque su humildad los llevó a ver a Dios.

El papa dijo que para los cristianos, la humildad "nos lleva también a lo esencial de la vida, a su significado más verdadero, a la razón más confiable de por qué la vida realmente vale la pena vivirla".

La celebración de la Navidad, agregó, es un momento para invitar a todos, especialmente a los pobres y los que no creen en Dios, a ver el "motivo de nuestra alegría".

La razón, dijo el papa Francisco, es "saber que somos amados sin ningún mérito, siempre somos amados primero por Dios, con un amor tan concreto que se encarnó y vino a vivir entre nosotros".

"Este amor tiene un nombre y un rostro: Jesús es su nombre, él es el rostro del amor, este es el fundamento de nuestro gozo".