En su audiencia general de este miércoles, el Papa Francisco alentó a los fieles a que cuando sientan temor por las adversidades que presenta la vida, actúen como San José que tuvo la valentía de confiar en la Providencia de Dios ante la amenaza que el rey Herodes había lanzado contra la Sagrada Familia.

Desde el Aula Pablo VI del Vaticano, el Santo Padre reflexionó sobre el pasaje evangélico de la huida a Egipto, en el que se relata que el Ángel ordena a San José tomar a María y al Niño y salir hacia este país, “porque Herodes va a buscar al niño para matarle”.

El Pontífice indicó que Herodes y San José son dos personalidades opuestas, el primero quiere resolver sus problemas y defender su poder con ferocidad y “crueldad despiadada”, mientras el segundo es el “hombre justo” que actúa con premura y valentía.

San José “muestra valor al cumplir la orden del Ángel. Cabe imaginar las vicisitudes que tuvo que afrontar durante el largo y peligroso viaje y las dificultades de su permanencia en un país extranjero, con otra lengua: muchas dificultades. Su valentía surge también en el momento de su regreso, cuando, tranquilizado por el Ángel, supera sus comprensibles temores y se instala con María y Jesús en Nazaret”.

“Herodes y José son dos personajes opuestos, que reflejan las dos caras de la humanidad de siempre. Es un error común considerar la valentía como la virtud exclusiva del héroe".

"En realidad, la vida cotidiana de cada persona requiere valor".

"Nuestra vida ?la tuya, la mía, la de todos nosotros? requiere valentía: ¡no se puede vivir sin valentía! La valentía para afrontar las dificultades de cada día”, dijo el Papa, que recordó que en todas las épocas ha habido hombres y mujeres valientes que sufrieron injusticias e incluso la muerte por ser coherentes con sus creencias.

“La valentía es sinónimo de fortaleza, que, junto con la justicia, la prudencia y la templanza forma parte del grupo de virtudes humanas conocidas como ‘cardinales’”, añadió.

Francisco dijo que “la lección que hoy nos deja José es la siguiente: la vida siempre nos depara adversidades, esto es verdad, y ante ellas también podemos sentirnos amenazados, con miedo, pero sacar lo peor de nosotros, como hace Herodes, no es el modo para superar ciertos momentos, sino actuando como José, que reacciona ante el miedo con la valentía de confiar en la Providencia de Dios”.

El Papa Francisco culminó su catequesis con una oración a San José por los migrantes que huyen de las guerras; también recordó a los perseguidos por “circunstancias políticas, históricas o personales”.

“Pensemos en Jesús en brazos de José y María, huyendo, y veamos en él a cada uno de los migrantes de hoy. La migración actual es una realidad ante la que no podemos cerrar los ojos. Es un escándalo social de la humanidad”, expresó.