El Papa Francisco saluda a una niña que sostiene una pancarta que se refiere a Ucrania durante su audiencia general en la Plaza de San Pedro en el Vaticano el 20 de abril de 2022. (Foto CNS/Vatican Media)
El Papa Francisco saluda a una niña que sostiene una pancarta que se refiere a Ucrania durante su audiencia general en la Plaza de San Pedro en el Vaticano el 20 de abril de 2022. (Foto CNS/Vatican Media)

CIUDAD DEL VATICANO (CNS) — El cuarto mandamiento no solo implica honrar a padre y madre, sino también el respeto y el cuidado de la dignidad de las generaciones mayores, dijo el papa Francisco.

Lamentablemente, los ancianos, especialmente los que necesitan cuidados, a menudo son vistos como una carga y, en lugar de ser tratados con "delicadeza y afecto, ternura y respeto", a menudo son abusados, dijo el papa el 20 de abril durante su audiencia general semanal.

"Fomentar en los jóvenes, aunque sea indirectamente, una actitud de condescendencia —e incluso de desprecio— por los ancianos, por sus debilidades y sus precariedades, produce cosas horribles. Abre el camino a excesos inimaginables", dijo.

La audiencia se llevó a cabo en la Plaza de San Pedro por primera vez desde que las restricciones impuestas al comienzo de la pandemia de COVID-19 cerraron todas las reuniones públicas en 2020.

Saludando a miles de peregrinos, el papa paseó en su papamóvil, saludando y deteniéndose ocasionalmente para besar a los bebés.

El papa Francisco continuó su ciclo de charlas sobre la vejez y reflexionó sobre el tema: "Honra a tu padre y a tu madre, el amor por la vida vivida".

A medida que avanza la vida, dijo, el amor "desciende" y, a menudo, no se da ni se recibe con "la misma fuerza que antes".

Sin embargo, el cuarto mandamiento saca a relucir un "amor especial" en la forma de honrar no solo a los padres, sino también a los que vinieron antes.

"No se trata sólo del propio padre y madre. Se trata de su generación y de las generaciones anteriores, cuya despedida (de esta vida) también puede ser lenta y prolongada, creando un tiempo y espacio de convivencia duradera con las otras edades. de la vida. Es decir, se trata de la vejez de la vida", explicó el papa.

Sin embargo, también lamentó que muchas veces los ancianos, incluso los que están enfermos o no son autosuficientes, son maltratados.

"Esto ocurre cuando la debilidad es reprochada, e incluso castigada, como si fuera una falta, y cuando el desconcierto y la confusión se convierten en motivo de escarnio y agresión", dijo el papa.

El desprecio por las personas mayores, dijo, "nos deshonra a todos" y aunque ha habido algunos avances positivos en las generaciones mayores, "la lucha por la restauración de esa forma especial de amor que es el honor todavía parece frágil e inmadura".

El papa Francisco instó a los cristianos no solo a apoyar y alentar una mejor atención a los ancianos, sino también a transformar la comprensión de las generaciones más jóvenes "sobre la vida y sus etapas".

"El amor por la persona humana que nos es común, incluido el honrar una vida vivida, no es solo un asunto de los ancianos, sino que es una ambición que hará brillar a los jóvenes que heredan sus mejores cualidades", dijo el papa.