CIUDAD DEL VATICANO (CNS) — Las comunidades religiosas deben ser prudentes y diligentes al vender sus bienes y propiedades, dijo el papa Francisco, advirtiendo sobre personas sin escrúpulos.

El desmantelamiento y "la enajenación del patrimonio es un tema especialmente sensible y complejo, que puede atraer intereses engañosos de personas sin escrúpulos y ser motivo de escándalo para los fieles", dijo en un mensaje escrito.

Por eso existe "la necesidad de actuar con mucha prudencia y atención y también de crear estructuras institucionales de acompañamiento para ayudar a las comunidades menos dotadas", escribió.

El mensaje del papa, publicado por el Vaticano el 4 de mayo, fue enviado a los participantes en una conferencia internacional en Roma el 4 y 5 de mayo. El encuentro se dedicó a discutir formas de proteger, evaluar y gestionar el patrimonio cultural de las comunidades de vida consagrada.

La conferencia, "Carisma y creatividad: Catálogos, gestión e innovación en torno al patrimonio cultural de los institutos de vida consagrada", fue patrocinada conjuntamente por la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica y por el Pontificio Consejo de la Cultura.

En un mensaje a los participantes de la conferencia, el papa Francisco dijo que es necesario catalogar todos los bienes de toda variedad, incluidos archivos, libros y arte, para que puedan ser preservados, estudiados y protegidos y para que puedan ayudar a la misión de la iglesia.

“La catalogación es necesaria por razones de servicio a la cultura, transparencia en la gestión y prudencia, considerando los múltiples peligros naturales y humanos a los que están expuestos estos frágiles tesoros", escribió.

La tecnología actual permite "recolectar una cantidad infinita de datos e imágenes y hacerlos públicos o confidenciales de manera selectiva y extremadamente precisa", agregó.

Cuando se trata de administrar estos activos, escribió, es importante abordar cómo se puede hacer de manera que sea económicamente sostenible y promueva la evangelización.

"Finalmente, existe la necesidad de abordar la reutilización de los activos inmobiliarios en desuso, una necesidad que es aún más urgente hoy", escribió, "no solo por la disminución del número de comunidades de vida consagrada y la necesidad de encontrar recursos necesarios para el cuidado de los hermanos y hermanas ancianos y enfermos, sino también, en particular, por los efectos de la aceleración del cambio legislativo y la necesaria exigencia de adaptación".

Las comunidades a menudo se deshacen de estos bienes debido a las "cargas económicas del mantenimiento y la preservación ordinarios y extraordinarios" necesarios, escribió. "El problema debe abordarse no con decisiones precipitadas o improvisadas, sino con una visión holística y una planificación previsora, y posiblemente también recurriendo a una experiencia profesional comprobada".

Las estructuras de prudencia, atención y apoyo para las comunidades más desfavorecidas son muy necesarias en el desmantelamiento de propiedades, escribió.