Una joven lee durante la celebración de la misa del Papa Francisco en la fiesta de Cristo Rey en la Basílica de San Pedro en el Vaticano el 22 de noviembre de 2020. En un mensaje escrito publicado el 24 de agosto de 2022, el Papa Francisco invitó a las conferencias episcopales del mundo a unirse a un “diálogo” que revisa la diversidad y el crecimiento de los ministerios en la iglesia. (Foto CNS/Stefano Dal Pozzolo, pool).
Una joven lee durante la celebración de la misa del Papa Francisco en la fiesta de Cristo Rey en la Basílica de San Pedro en el Vaticano el 22 de noviembre de 2020. En un mensaje escrito publicado el 24 de agosto de 2022, el Papa Francisco invitó a las conferencias episcopales del mundo a unirse a un “diálogo” que revisa la diversidad y el crecimiento de los ministerios en la iglesia. (Foto CNS/Stefano Dal Pozzolo, pool).

CIUDAD DEL VATICANO (CNS — Han pasado cincuenta años desde que San Pablo VI instituyó los ministerios de lector y acólito, abriéndolos a los laicos y el papa Francisco quiere un "diálogo" formal con las conferencias episcopales del mundo para discutir sus experiencias con la promoción continua de los ministerios de la iglesia, fomentando así unidad y evangelización.

El Santo Padre hizo la propuesta de diálogo en un mensaje publicado por el Vaticano el 24 de agosto y fechado el 15 de agosto, que es el 50 aniversario de la carta apostólica, "Ministeria quaedam", de su predecesor.

Ese documento de 1972 determinó que las "órdenes menores" se llamaran "ministerios" y que estos ministerios — de lector y acólito — estuvieran abiertos a los laicos y ya no reservados exclusivamente para candidatos a la ordenación.

Desde entonces, el papa Francisco ha instituido más cambios: enmendar el derecho canónico para que las mujeres puedan ser instaladas formalmente como lectoras y acólitas e instituir el ministerio de catequista como oficio formal y vocación en la iglesia.

En su mensaje, el papa dijo que estas dos últimas intervenciones "no deben interpretarse como una superación de la doctrina anterior, sino como un mayor desarrollo hecho posible porque el cambio se basa en los mismos principios, en consonancia con la reflexión del Concilio Vaticano II, que inspiró 'Ministeria quaedam'".

Por eso, escribió, "la mejor manera de celebrar el aniversario de hoy es precisamente seguir profundizando en la reflexión sobre los ministerios que inició San Pablo VI".

"Todo ministerio es un llamado de Dios para el bien de la comunidad", escribió el papa Francisco.

La comunidad cristiana está llamada a discernir con atención lo que el Espíritu Santo está suscitando en relación con la situación concreta de cada comunidad, añadió.

"Toda estructura ministerial que surge de este discernimiento es dinámica, viva, y flexible, como la acción del Espíritu", y cada estructura debe profundizar aún más sus raíces en el Espíritu Santo "para evitar el riesgo de que este dinamismo se convierta en confusión, la viveza se reduzca a improvisación extemporánea, y la flexibilidad se transforme en adaptaciones arbitrarias e ideológicas".

Un ministerio debe asentarse sobre el firme fundamento de que su origen es Dios obrando por medio del Espíritu Santo y su fin es siempre el bien común y la edificación de la comunidad, escribió.

"Para poder escuchar la voz del Espíritu y no detener el proceso, teniendo cuidado de no querer forzar el proceso, imponiendo opciones que son fruto de puntos de vista ideológicos, creo que es útil compartir experiencias de estos últimos años, más aún en esta temporada del camino sinodal", escribió el Sumo Pontífice.

Por eso, el papa dijo que quería "iniciar un diálogo sobre el tema de los ministerios de la iglesia con las conferencias episcopales para poder compartir la riqueza de las experiencias ministeriales que en estos 50 años la iglesia ha vivido".

Más adelante vendrán detalles sobre el diálogo, que el Santo Padre quiere comenzar "en los próximos meses", escribió.