Peregrinos portan banderas mientras participan en un evento mariano en el atrio de la Catedral Metropolitana en Managua, Nicaragua, el 13 de agosto de 2022, después de que la policía prohibiera una procesión católica y una peregrinación en la capital, citando razones de seguridad. (Foto CNS/Maynor Valenzuela, Reuters).
Peregrinos portan banderas mientras participan en un evento mariano en el atrio de la Catedral Metropolitana en Managua, Nicaragua, el 13 de agosto de 2022, después de que la policía prohibiera una procesión católica y una peregrinación en la capital, citando razones de seguridad. (Foto CNS/Maynor Valenzuela, Reuters).

Miles de católicos nicaragüenses participaron el sábado 13 de agosto en la Misa de clausura del Congreso Mariano titulado “María Madre de la Esperanza”, en la que clamaron a una sola voz: “¡María es de Nicaragua y Nicaragua es de María!”.

La Eucaristía se realizó en el atrio de la Catedral de Managua y fue precedida por una breve procesión y el rezo del Santo Rosario. En ambos eventos y en la Misa muchos fieles portaron banderas del Vaticano y de Nicaragua.

No se pudo realizar una procesión más extensa por una prohibición expresa de la dictadura de Daniel Ortega, en el poder desde hace 14 años.

En la homilía de la Misa, el cardenal Leopoldo Brenes, Arzobispo de Managua, resaltó que “Jesús y su Madre nunca nos abandonan. María tiene el ADN de Nicaragua, ella es nicaragüense”, para luego exclamar tres veces con los fieles: “¡María de Nicaragua, Nicaragua de María!

“Ella es la gran misionera que nos indica siempre ir a su hijo, escucharle y hacer lo que Él nos diga, porque Él ha sido enviado como una muestra del amor del Padre para con nosotros, para darnos vida en abundancia. ‘Yo estaré con ustedes todos los días hasta el fin del mundo’”.

El cardenal recordó luego lo dicho por el Papa Francisco en Twitter ayer. “No nos cansemos de orar, aunque cuando da la impresión de que Dios no nos oye, no nos cansemos nunca de orar”, dijo el Purpurado.

Nada ni nadie podrá quitarnos el amor a la Virgen de Fátima porque su imagen está grabada en la mente y en el corazón de cada uno de nosotros los nicaragüenses”, subrayó el purpurado.

El Cardenal Brenes explicó también que “Jesús en la cruz nos regala a su  madre y desde entonces nunca ha dejado de estar cercana a su Iglesia, acompañarnos y hacer realidad el gran testamento de perdón, del que muchos pueden burlarse y que nos cuesta”.

María como madre nos enseña a perdonar y a no devolver golpe por golpe ni ofensa por ofensa, sino siempre manifestar el amor de nuestro buen Dios”, aseguró.

Recuerdan al Obispo Rolando Álvarez

Al final de la Misa el Cardenal Brenes entregó una réplica de la imagen peregrina de la Virgen de Fátima a cada una de las delegaciones de las Diócesis de Nicaragua.

Al momento de entregar la imagen para la diócesis de Matagalpa, los fieles estallaron en una gran ovación y recordaron al Obispo Rolando Álvarez.

La policía mantiene retenido al Obispo de Matagalpa desde el pasado 4 de agosto.

El Prelado está impedido de salir en la sede del Obispado con cinco sacerdotes, dos seminaristas y tres laicos.