La Arquidiócesis de Guayaquil realizó este 22 de noviembre la presentación oficial de la Comunidad Terapéutica San Juan Pablo II, que brindará rehabilitación integral a jóvenes varones menores de edad, combinando el tratamiento científico con el acompañamiento espiritual.

Gracias a la colecta realizada por la Teletón 2018, la Colecta Cuaresmal Múnera 2019 y los aportes de benefactores, se logró concluir la fase de equipamiento, permitiendo tener este centro listo para su uso.

El administrador de la Comunidad Terapéutica, Ing. Geovanny Benites, comentó a ACI Prensa que este centro nace por “la necesidad de la Arquidiócesis de Guayaquil, de dar una respuesta ante el consumo abusivo de drogas lícitas e ilícitas y su consecuencia, física como emocional, que representan un problema de salud pública en el ámbito mundial”.

“La adicción al consumo de sustancias psicoactivas en Ecuador se ha convertido en un problema social, que afecta tanto al consumidor, como a la familia y a la comunidad en general”, señaló Benites.

Este centro de rehabilitación para jóvenes varones busca que la sanación sea completa, teniendo como característica diferencial en su tratamiento el acompañamiento espiritual con el fin de educar a los adolescentes a vivir en comunidad.

“Si bien la enfermedad está en el cuerpo humano, la sanación está en Dios Todopoderoso” comentó el ingeniero. Agregando que “el acompañamiento espiritual es parte fundamental del plan terapéutico personalizado para cada residente”.

Este tratamiento contará con cuatro etapas de aplicación, empezando por la desintoxicación del paciente con la internación, seguida de la deshabituación, posteriormente pasará a la consolidación y culminará con el sostenimiento o vida libre de drogas.

Benites señaló que, si bien el trabajo de rehabilitación y reinserción se realiza con el joven, no tendría sentido si este regresa al lugar que lo llevó a caer en el consumo de drogas o alcohol, “de allí que, parte del tratamiento es a la familia y a la falta de valores en el contexto familiar” detalló.

“Para ello disponemos de una capilla y de todos los servicios que presta. Está por asignarse oficialmente un sacerdote, quien será responsable de la guía espiritual” agregó.

La Comunidad Terapéutica San Juan Pablo II, que lleva el nombre en honor al Pontífice por “su amor a Jesús en la Eucaristía, su devoción a la Virgen María y su extraordinaria actividad apostólica”, tendrá espacio para cincuenta adolescentes quienes podrán acceder a las terapias psicológicas, ocupacionales y sicomotrices además del espacio de recreación correspondiente.

El centro cuenta también con áreas: administrativa, enfermería, farmacia, cocina, comedor, dormitorios y cancha deportiva para incentivar la actividad física, cumpliendo con las normas solicitadas por el sistema de salud que rige en Ecuador.La presentación oficial de este espacio de rehabilitación a la comunidad contó con la presencia del Arzobispo de Guayaquil, Mons. Luis Cabrera; el director ejecutivo de la obra, Miguel Cardozo; el coordinador zonal de la Agencia de Aseguramiento de la Calidad de los Servicios de Salud y Medicina Prepagada (ACESS), Jorge Sampertegui; y otras autoridades civiles y eclesiásticas de la ciudad.

La Comunidad Terapéutica se encuentra ubicada en la Av. De las Américas intersección con Av. Isidro Ayora, junto al Aeropuerto de Guayaquil, lugar donde se realizó la presentación.

Los jóvenes que desean acceder a los servicios que brinda el centro, deberán acercarse “primero voluntariamente y con su representante legal; segundo, puede ser con orden de algún juzgado”, informó Benites.

El ingeniero señaló que los jóvenes pasarán por diferentes entrevistas para realizar el diagnóstico completo, y así elaborar “un plan terapéutico personalizado”.