La fundación Fraterna, creada en 1997, se dedica especialmente a ayudar a la formación de sacerdotes, ayudando a costear sus gastos de estudios.

El 31 de agosto, en la Basílica de Nuestra Señora de Guadalupe en Ciudad de México, donde se conserva la imagen original de la Virgen María aparecida milagrosamente hace casi 500 años, 65 sacerdotes participaron en la Santa Misa de envío, para luego viajar a Roma, para continuar su formación en diversas universidades pontificias.

Los sacerdotes residirán durante su formación en el Pontificio Colegio Mexicano en Roma, que depende de la Conferencia del Episcopado Mexicano.

En muchos casos, Fraterna corre con el gasto del viaje a Roma, mientras que en otros, para los casos de las diócesis de menos recursos, financia también gastos de estudios.

La Misa en la Basílica de Guadalupe fue presidida por Mons. Crispín Ojeda Márquez, Obispo de Tehuantepec, quien pidió “la intercesión de la Santísima Virgen de Guadalupe” para que “puedan cumplir fielmente con esta misión” de cursar con éxito sus estudios en Roma.

El trabajo solidario de Fraterna, en coordinación con la Conferencia del Episcopado Mexicano, se realiza de forma anual.

Para más información, puede ingresar a: http://www.fraterna.org.mx/index.php/es/