La Arquidiócesis de Buenos Aires celebrará con distintos gestos misioneros la Solemnidad de Todos los Santos y la conmemoración de los Fieles Difuntos, el próximo 1 y 2 de noviembre.

En primer lugar, convocó a todos los santuario y parroquias de la ciudad a una jornada en la que habrá bendiciones, confesiones, música y celebración.

La actividad se realizará el 1 de noviembre, fiesta de Todos los Santos, entre las 8 a.m. y 6 p.m. en la Plaza Miserere del barrio de Once.

La invitación es para que sacerdotes, servidores de santuarios, feligreses y transeúntes den “gracias por la vida de tantas mujeres y hombres que transformaron su vida, en un camino de santidad, y hoy nos renuevan el llamado a ‘ser santos’ en el camino”, describe la invitación.

En los cementerios de Chacarita, Recoleta y Flores se realizará el gesto misionero “Consuelen a mi pueblo” cuyo objetivo es acompañar a las personas que visitan a sus difuntos y entregarles un mensaje de “misericordia de Jesús vivo y de la Resurrección”, explicaron los organizadores.

Misas por los difuntos, bendiciones de tumbas, confesiones y entrega de estampas son algunas de las acciones que se realizarán como parte de este gesto misionero.

El 2 de noviembre, conmemoración de los Fieles Difuntos, el Arzobispo de Buenos Aires, Cardenal Mario Poli, presidirá la Misa en la capilla del cementerio de Chacarita. 

La Catedral de Buenos Aires celebrará la Eucaristía de Todos los Santos a las 8:30 a.m., 12:30 a.m. y 5:30 p.m.

Al día siguiente, la Misa en conmemoración de los Fieles Difuntos se realizará en la cripta de la Catedral metropolitana a las 9:30 a.m., 11:30 a.m.  y 5:30 p.m. con procesión y oración en las sepulturas de los arzobispos fallecidos.En tanto, los estudiantes de colegios católicos de Jujuy ya celebraron estas fiestas repartiendo estampitas de santos el 30 y 31 de octubre.

Los niños de nivel inicial y primaria recorrieron el centro de la ciudad vestidos de santos con el objetivo de “resaltar los valores de los santos que la Iglesia nos va proponiendo como modelos para que nos podamos acercar a vivir como ellos”, explicó el P. Manuel Alfaro, de la Catedral Basílica.