La Iglesia en Bolivia desplegó toda la ayuda humanitaria tras la intensa tormenta eléctrica que afectó la ciudad de Sucre, dejando a cientos de damnificados, cuatro muertos y personas desaparecidas.

Aproximadamente a las 6 p.m. del lunes 4 de enero, y tras una intensa tormenta eléctrica que trajo lluvias, granizos y fuertes vientos, un gran caudal de agua descendió desde las zonas altas arrastrando vehículos, personas y puestos de comercio.

La zona más afectada fue el casco histórico de la ciudad y el mercado campesino por lo que muchos comerciantes quedaron sin sus puestos de trabajo.

El secretario ejecutivo de Pastoral Social Caritas, Marcelo Ortega, explicó a ACI Prensa que el organismo de Iglesia se encuentra trabajando para hacer llegar la ayuda humanitaria con kit de alimentos a más de 250 familias afectadas.

Además, atendiendo al rebrote de los contagios por coronavirus que afecta a la ciudad, preparan los kits de medicinas básicas para la atención de personas.

Ortega afirmó que “Cáritas Sucre trabaja en coordinación con el municipio y seguirá aportando en la medida que lo permitan los recursos disponibles”. 

El Arzobispo de Sucre, Mons. Ricardo Centellas, manifestó sus condolencias y oraciones a las familias de los fallecidos, “toda mi cercanía y solidaridad con todos los damnificados por la granizada y tormenta que han sufrido en Sucre”.

“La fortaleza de Dios les permita seguir luchando en la vida por días mejores. Fraternalmente mi cercanía en Cristo”, expresó en un comunicado.

Para aportar con dinero a esta emergencia:

Pastoral Social Cáritas Sucre

Banco Bisa Bolivia

Cuenta Nro 46099-011-4

Glosa: Emergencias

pascarsr@gmail.com