La Conferencia Episcopal de Bolivia (CEB) expresó su conmoción por el asesinato de Fray Wilberth Daza Rodas, de la Orden Franciscana Menor de la ciudad de Santa Cruz, cometido el Sábado Santo después de la Vigilia Pascual.

Aproximadamente a las 11:00 p.m. del 16 de abril, luego de la celebración de la Vigilia Pascual, ocurrió un robo en el convento de San Francisco de Santa Cruz perteneciente a la Orden Franciscana Menor de la Provincia Misionera San Antonio.

En el interior de la iglesia encontraron al Fray Wilberth Daza Rodas, de 42 años de edad y ecónomo del convento, muerto y con varios golpes en la cabeza.

Según Correo del Sur, la policía investiga a un hombre cercano a la comunidad franciscana, quien habría actuado junto con otros sujetos.

Mientras continúa la investigación para dar con los responsables, la Fiscalía confirmó que el móvil del hecho fue el robo de dinero desde la caja fuerte.

Por ese motivo, el religioso fue víctima de 17 golpes en todo su cuerpo provocados por un objeto contuso cortopunzante.

“Nuestra Iglesia está en duelo y consternada por los hechos acaecidos. Pedimos que se realice una investigación clara y precisa lo antes posible y que llegue hasta el esclarecimiento de los terribles hechos”, expresó la CEB en un comunicado el 17 de abril.

“Frente a la cultura de violencia que se ve en crecida en Bolivia”, los asesinatos de mujeres, robos, inseguridad ciudadana, entre otros problemas, “instamos a todo el pueblo boliviano a comprometerse y trabajar por una cultura de paz donde todos podamos vivir en fraternidad”, expresó la CEB.

Además, la CEB aseguró su  “cercanía, solidaridad y oraciones” a la familia Daza Rodas por la muerte del religioso.

“Que la luz de Jesucristo Resucitado brille en nuestros corazones y en nuestro mundo donde hay tanta oscuridad, sufrimiento y muerte. Dios con la resurrección de su Hijo nos dice que el mal y la muerte no tienen la última palabra”, concluyó la CEB.

También enviaron sus condolencias el Arzobispo de Santa Cruz, Mons. Sergio Gualberti; el Obispo Emérito, Mons. Braulio Sáez; los obispos auxiliares y la comunidad diocesana.

El velorio del Fray Daza se realizó el 17 de abril en la parroquia San Antonio y la Misa de exequias fue celebrada por Mons. Gualberti el lunes 18 de abril.

Los restos mortales de fray Wilberth fueron trasladados hasta Macharetí, Sucre, ciudad donde nació el 26 de septiembre de 1979.