Congreso de la República del Perú / Crédito: Agencia Andina /ACI Prensa.
Congreso de la República del Perú / Crédito: Agencia Andina /ACI Prensa.

Algunos obispos del Perú se pronunciaron ante la grave crisis política que afronta el país luego de que el lunes 30 de septiembre el presidente Martín Vizcarra interpretara la Constitución para disolver el Congreso de la República.

La disolución del Congreso ocurrió en horas de la tarde del día lunes luego de que el Congreso eligió a Gonzalo Ortiz de Zevallos como nuevo miembro del Tribunal Constitucional (TC), el máximo órgano de justicia del país. La medida también comprendió la convocatoria a elecciones parlamentarias para el domingo 26 de enero del 2020.

El 31 de julio del 2019, Vizcarra presentó al Congreso una reforma constitucional para adelantar las elecciones generales al año 2020 y así recortar el mandato que debía culminar en julio de 2021. Casi dos meses después, el 26 de septiembre, la Comisión de Constitución del Parlamento archivó dicho proyecto de ley.

El viernes 27 de septiembre, el Poder Ejecutivo planteó una cuestión de confianza ante el Congreso para cambiar el sistema de elección de los miembros del TC. Un día antes de la votación del día 30, Vizcarra amenazó con disolver el Legislativo si éste le negaba un voto de confianza. El lunes en la tarde Vizcarra anunció la disolución del Parlamento aduciendo una “denegación fáctica de la confianza”, en momentos en que el Legislativo aprobaba la cuestión de confianza.

Tras el anuncio de disolución, el Congreso votó a favor de suspender las funciones del presidente por un año. Luego, el Legislativo eligió a la vicepresidenta Mercedes Aráoz como presidenta interina. En horas de la noche el Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas se acercó a Vizcarra para respaldarlo.

El secretario general de la Organización de los Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, instó al Tribunal Constitucional para que se pronuncie “respecto a la legalidad y legitimidad de las decisiones institucionales adoptadas”.

Almagro añadió que “es un paso constructivo que las elecciones han sido llamadas conforme a los plazos constitucionales y que la decisión definitiva recaiga sobre el pueblo peruano, en quien radica la soberanía de la nación. Es conveniente que la polarización política que sufre el país la resuelva el pueblo en las urnas”.

A través de su canal oficial de YouTube llamado “Doy Fe”, el Arzobispo Emérito de Lima (Perú), Cardenal Juan Luis Cipriani, afirmó este 1 de octubre que la crisis política es producto del capricho de algunos y que la Constitución fue maltratada.

“Hoy, queridos hermanos, como todos los peruanos, tenemos una preocupación por la situación que estamos viendo en el país, porque esta situación que se ha generado con el cierre del Congreso, con la elección de la señora Aráoz, con el nuevo primer ministro, son situaciones difíciles de entender y que no tienen ninguna relación ni con el trabajo ni con la corrupción ni con la paz social; se han encontrado caprichos, y en los caprichos sale perdiendo el pueblo”, manifestó el Purpurado.

Accesa al video AQUI

“La auténtica democracia solamente es viable, posible –continuó–, cuando hay un Estado de Derecho; y el Estado de Derecho son esos contrapesos, el Poder Ejecutivo, Poder Legislativo, Poder Judicial. Ninguno tiene la totalidad, hay un equilibrio de poderes, en este equilibrio de poderes acabamos de ver cómo el Poder Ejecutivo cierra el Poder Legislativo, discuten, pero parece que está claro que la Constitución ha sido maltratada”.

También el Cardenal recordó el mensaje de Vizcarra por Fiestas Patrias en julio de 2019, donde propuso un adelanto de elecciones tanto para el Poder Legislativo como el Ejecutivo.

“Yo recuerdo que hace poco el presidente decía, el 28 de julio, que él se iba a su casa y también los miembros del Congreso, bueno pues, hoy se ha dado un primer paso, él ha enviado al Congreso a su casa, pienso que falta el segundo paso, porque la corrupción no la va a combatir los que están comprometidos en la corrupción”, dijo.

Finalmente, el Cardenal hizo un llamado a la paz y a no imponer un pensamiento único: “Mi llamado a que no se imponga un pensamiento único, en el que todos los que no estamos con el cierre del Congreso somos corruptos”.

“Mi amor a la patria, mi experiencia en la patria, me dice ‘hagamos un nuevo intento’, esto no puede continuar por este camino”, concluyó.

Por su parte, el Arzobispo de Piura y Tumbes, Mons. José Antonio Eguren Anselmi, dijo a la prensa que siente “mucho dolor y preocupación porque ha primado las amenazas y agresiones sobre la unidad y el diálogo y el entendimiento”.Varios constitucionalistas señalan que la medida adoptada por Vizcarra es inconstitucional y que representa un “golpe de Estado”. El martes 1 de octubre solo a algunos de los miembros del Congreso –quienes pertenecen a la Comisión Permanente– se les permitió ingresar al hemiciclo. 

Para obtener más información acceda AQUI