Dos cuerpos yacen sobre un banco de la Iglesia de San Francisco en El Alto, Bolivia, el 20 de noviembre de 2019, después de que los manifestantes comenzaron a traer cadáveres a la iglesia. Las personas fueron asesinadas en enfrentamientos entre militares de Bolivia y simpatizantes del ex presidente Evo Morales. (Foto por CNS / Marcelo Perez del Carpio)
Dos cuerpos yacen sobre un banco de la Iglesia de San Francisco en El Alto, Bolivia, el 20 de noviembre de 2019, después de que los manifestantes comenzaron a traer cadáveres a la iglesia. Las personas fueron asesinadas en enfrentamientos entre militares de Bolivia y simpatizantes del ex presidente Evo Morales. (Foto por CNS / Marcelo Perez del Carpio)

Mons. Cristóbal Bialasik, Obispo de Oruro, señaló que el rol de la Iglesia como pacificadora es clave ante la crisis en Bolivia, y llamó a todas las personas a unirse en una cadena de oración para pedir por la paz en el país.

La Conferencia Episcopal Boliviana, la Unión Europea y la ONU llamaron este 18 de noviembre a un diálogo nacional, buscando la pacificación del país, la definición de acuerdos para la convocatoria a nuevas Elecciones Generales y la elección de un nuevo Tribunal Supremo Electoral.

Mons. Bialasik señaló en una entrevista concedida a EWTN Noticias, que “lamentablemente, no se encontró una solución perfecta”, debido a la ausencia de uno de los sectores del conflicto, que fue invitado por la Conferencia Episcopal.

“Lo preocupante es que de parte del MAS (Movimiento al Socialismo) y de los que están organizando estos grupos de ataque, de violencia, no se ha presentado nadie”, señaló.

Tras señalar que es difícil que se logre un acuerdo común si solamente una parte está presente, Mons. Bialasik resaltó que “el papel de los obispos de la Conferencia Episcopal es clave”, al ser la Iglesia la “instancia de reconciliación, de encuentro, de perdón, para todos los sectores que están participando de estos actos” de violencia en Bolivia.

El Prelado resaltó luego que “la Iglesia no tiene rostro negro ni blanco” sirviendo a todos por igual, “porque todos son miembros de la Iglesia, y todos necesitan nuestra ayuda”, en respuesta a la “mala propaganda” que asocia a los católicos con un sector del conflicto.

Parte de esta mala imagen habría surgido por las acciones del líder del Comité Cívico Pro Santa Cruz, Luis Fernando Camacho, quien junto a otros dos opositores del gobierno, ingresaron al Palacio Quemado (de Gobierno) donde rezaron ante una Biblia que colocaron sobre una bandera de Bolivia.

Sobre las acciones tomadas por Camacho, Mons. Bialasik señaló que “fue un motor impulsador justamente para reclamar todo lo que se ha hecho en las últimas elecciones”, agradeciendo por “llevar la biblia al palacio de gobierno”, pero invitando “a todos para que vivamos esta palabra de Dios, la pongamos en práctica dando el testimonio de fe en nuestra vida”.

Mons. Bialasik señaló que la Iglesia no puede tomar partido por nadie ya que su deber es “ayudar a todo el pueblo que necesita nuestra presencia, nuestra ayuda y nuestra colaboración”, y resaltó las acciones de distintas jurisdicciones, que están promoviendo jornadas de oración, misas, como la celebrada ayer, jueves 21, en la Catedral Metropolitana de Sucre, donde se pidió por el cese de la violencia.

Además dijo el Prelado, la gente “todas las noches reza después del trabajo”.

“Pero es poco, yo pienso que tendríamos que hacer una cadena de oración a nivel nacional para pacificar el país” pidió el Prelado invitando a las personas del mundo entero a pedir por la paz en el país.

“Necesitamos pedir a Dios para que nos ayude”, concluyó. ”Porque humanamente no lo vamos a poder hacer sin la presencia del Señor”.

Crisis en Bolivia

En los últimos días los partidarios de Evo Morales en El Alto bloquearon una planta de gas para impedir el abastecimiento en ciudades como La Paz. Los militares se abrieron paso y en la operación dejó como saldo un muerto y dos heridos.La ministra de Cultura y Turismo, Martha Yucra Apaza, invocó a pacificar la ciudad de El Alto y permitir el ingreso de alimentos y combustible a la ciudad de La Paz.

Según los medios internacionales, las protestas que comenzaron por el fraude electoral que habría cometido el régimen de Morales, sumadas ahora a las de los partidarios del exmandatario que se oponen a la nueva presidente, Jeanine Áñez, han cobrado la vida de al menos 27 personas.

Mientras, Jeanine Añez anunció este miércoles 20 de noviembre que tiene previsto convocar por decreto a elecciones en caso no se logre un acuerdo con el Parlamento, donde tiene mayoría el MAS. En distintos lugares de Bolivia se han organizado iniciativas para promover la paz. 

El 19 de noviembre se creó en Cochabamba una comisión de concertación y pacificación, en la que participan distintas organizaciones civiles y el Arzobispado.

“Los cochabambinos y bolivianos reafirmamos nuestro derecho a la convivencia pacífica, independientemente de cualquier diferencia”, dijo al respecto el Arzobispo de Cochabamba, Mons. Óscar Aparicio, según informa Infodecom.