La Delegación Episcopal para las Causas de los Santos de Argentina alienta a vivir la celebración de Todos los Santos, el 1° de noviembre, como un tiempo para renovar la vocación cristiana. 

Ese día se celebra también la 24º Jornada de Oración por la santificación del pueblo argentino y la glorificación de sus Siervos de Dios, fecha que invita a “renovar nuestra común vocación” y “a reanimarnos y desear responder a la vocación a la santidad”.

Esa actitud, alienta la delegación episcopal, debe ser “con la mirada puesta en estos hombres y mujeres de nuestra patria, testigos de la fe, que están en camino de ser reconocidos como santos y santas de la Iglesia”.

“Ellos son los faros que iluminan o deben iluminar nuestro propio proceso”, agrega.

“La santidad supone vivir en la sencillez de lo cotidiano de la fe, la esperanza y la caridad. Ahí está todo. En definitiva, los santos serán los que ‘han manifestado su fe con obras, su amor con fatigas y su esperanza en nuestro Señor Jesucristo con una firme constancia’ (1Tes. 1,3)”, citó.

Asimismo la delegación recuerda que la Constitución Lumen Gentium del Concilio Vaticano II explica que “todos los fieles cristianos, en las condiciones, ocupaciones o circunstancias de su vida, y a través de todo eso, se santificarán más cada día si lo aceptan todo con fe de la mano del Padre celestial y colaboran con la voluntad divina, haciendo manifiesta a todos, incluso en su dedicación a las tareas temporales, la caridad con que Dios amó al mundo”.

En el subsidio de preparación para la jornada, se realiza un repaso por el magisterio de los tres últimos Pontífices de la Iglesia y se comparten oraciones para orar en comunidad.