Servicio Católico de Noticias
Mons. Charles J. Scicluna, Arzobispo de Malta y Presidente del Colegio para el examen de los recursos en materia de graves delitos en la Sesión Ordinaria de la Congregación para la Doctrina de la Fe.
Servicio Católico de Noticias
Mons. Charles J. Scicluna, Arzobispo de Malta y Presidente del Colegio para el examen de los recursos en materia de graves delitos en la Sesión Ordinaria de la Congregación para la Doctrina de la Fe.

SANTIAGO (ACI).- Mons. Charles Scicluna, Arzobispo de Malta y Presidente del Colegio para el examen de los recursos en materia de graves delitos en la Sesión Ordinaria de la Congregación para la Doctrina de la Fe, llegó a Chile para reunirse con las personas que aseguran tener pruebas del presunto encubrimiento de abusos sexuales por parte del Obispo de Osorno, Mons. Juan Barros.

El Prelado llegó a Santiago en la mañana del lunes 19 de febrero, por encargo del Papa Francisco, y escuchará testimonios entre el martes 20 y el viernes 23, según informó la Oficina de Prensa de la Conferencia Episcopal de Chile.

El lugar de audiencia será la Nunciatura Apostólica en Chile, ubicada en la comuna de Providencia, y se solicita a quienes quieran tener una audiencia, que previamente hagan llegar un relato por escrito que detalle los elementos que quieren exponer.

“Los documentos serán entregados, en el respeto de su carácter reservado, a S.E. Mons. Scicluna”, informaron.

La CECh señaló que “para que les sea garantizada su participación en un clima de respeto y confianza, algunas personas han pedido mantener la reserva de sus identidades”.

Como señaló en su momento el Episcopado, el encargo del Pontífice a Mons. Scicluna “demuestra que el paso del Papa por Chile, además de sus luminosos mensajes y homilías, ha significado para él una actitud de verdadera escucha y cercanía hacia la realidad y desafíos de la sociedad chilena y de la Iglesia”.

“Se agradece particularmente por su disponibilidad a todos quienes han solicitado encontrarse con S.E. Mons. Scicluna para presentar sus testimonios y a todas las personas que libremente se han declarado disponibles a entregar sus apreciaciones”, concluye el comunicado.

A Mons. Barros lo acusan de haber encubierto los abusos sexuales cometidos por el sacerdote Fernando Karadima; sin embargo, el Prelado siempre se ha declarado inocente.

Antes de celebrar el 18 de enero la Misa en Iquique (Chile), el Papa Franciscorespondió a la prensa sobre estas acusaciones y dijo que “el día que me traigan una prueba contra el Obispo Barros, ahí voy a hablar. No hay una sola prueba en contra. Todo es calumnia ¿Está claro?”.

Sin embargo, el 22 de enero, durante el viaje de retorno a Roma, el Pontífice reconoció que usar la palabra “prueba” generó confusión.

“La palabra ‘prueba’ es la que me ha traicionado y generó confusión. Yo hablaría de evidencias. Y claro, entonces yo sé que hay mucha gente abusada y que no puede traer una prueba, no la tiene. Y que no puede, o a veces la tiene pero tiene vergüenza, que lo tapa y sufre en silencio”, indicó durante la conferencia de prensa en el avión papal.

“Barros quedará ahí si yo no encuentro el modo de condenarlo. Yo no puedo condenarlo si no tengo evidencias. Y hay muchos modos de hacer llegar una evidencia”, concluyó el Papa sobre el tema.

El 30 de enero, la Santa Sede anunció la decisión del Pontífice de enviar a Mons Scicluna para “escuchar a quienes han manifestado la voluntad de dar a conocer elementos que poseen” en relación al Obispo Barros.