La Comisión de Justicia y Paz de la Conferencia Episcopal Venezolana y Cáritas de Venezuela pidieron que no se utilice la ayuda humanitaria “en acciones de proselitismo político”.

El 13 de noviembre, la Conferencia Episcopal Venezolana publicó un comunicado firmado por el Cardenal Baltazar Porras Cardozo, quien es Arzobispo de Mérida, Administrador Apostólico de Caracas y presidente de Cáritas Venezuela; y por Mons. Roberto Lückert León, Arzobispo Emérito de Coro y presidente de la Comisión de Justicia y Paz.

En el mensaje advirtieron que la incertidumbre y la conflictividad política “tiende a agudizarse” en el país particularmente ante las próximas elecciones parlamentarias, que se realizarán en Venezuela el 6 de diciembre.

Explicaron que en este contexto aumenta “el riesgo de que operadores partidistas hagan uso de la ayuda humanitaria en actividades de proselitismo o propaganda electoral” y advirtieron que esto “confunde” a las personas más vulnerables y a la opinión pública sobre quiénes realmente brindan ayuda humanitaria sin intereses políticos.

En ese sentido, a nombre del Episcopado y de Cáritas reafirmaron su compromiso con los principios humanitarios y alertaron que la ayuda que brindan se da “a través de las agencias de las Naciones Unidas, de multilaterales y de empresas”.

Precisaron que la ayuda se distribuye “a la población más vulnerable por organizaciones gubernamentales y no gubernamentales” y subrayaron que “no puede ser utilizada como parte de actividades de campaña electoral, ni en ningún otro momento o espacio”.

Advirtieron que “los suministros” se entregan gratuitamente y que “no pueden ser condicionados, ni vendidos, ni distribuidos favoreciendo a algunos grupos o personas para patrocinar preferencias políticas, personales o religiosas”. “Este uso de la ayuda es indebido no sólo en un contexto electoral, sino bajo cualquier circunstancia”, dijeron.

Además, se refirieron a la publicidad electoral y dijeron que “Cáritas de Venezuela no permite en sus espacios de atención discursos o propaganda que promueva o aliente a una u otra tendencia, y tampoco autoriza el uso de sus símbolos con estos fines propagandísticos”.

Sobre la transparencia en el uso de los recursos destinados a ayuda humanitaria, los representantes eclesiales recordaron que “organizaciones como Cáritas trabajan sujetas a procedimientos rigurosos de rendición de cuentas y seguimiento de los recursos e insumos que recibe”.

Por ello, llamaron a la población a permanecer vigilantes a la ayuda humanitaria que se entregue durante el contexto de elecciones, de modo que se “evite un mal uso de la misma por cualquier actor”

“Cáritas de Venezuela anima a sus miembros a observar de manera rigurosa el Código de Conducta de nuestra organización, y convoca a todos los actores políticos y sociales a trabajar también en consonancia con los principios de ‘neutralidad, humanidad, independencia operativa e imparcialidad’ que rigen la acción humanitaria en Venezuela y en el mundo”, concluyeron.