Juan Diego posa con una bandera de México minutos después de alcanzar la cumbre del Everest.
(Fotografía publicada por Juan Diego Martínez en su cuenta en Instagram). ACI Prensa
Juan Diego posa con una bandera de México minutos después de alcanzar la cumbre del Everest. (Fotografía publicada por Juan Diego Martínez en su cuenta en Instagram). ACI Prensa

Juan Diego Martínez, joven mexicano de 19 años, alcanzó la cumbre del monte Everest, el más alto del mundo, acompañado de una imagen de Nuestra Señora de Guadalupe.

De acuerdo con la prensa local, Martínez se ha convertido en el mexicano más joven en alcanzar la cumbre del Everest, a 8.848 metros de altitud, en la frontera de China y Nepal. 

Poco más de un día después, se subió a la cuarta cumbre más alta del mundo, la del Lhotse.

Tanto el Everest como el Lhotse forman parte de la cordillera del Himalaya.

A través de su cuenta en la red social Instagram, Juan Diego Martínez expresó su alegría: “Absolutamente nada es imposible cuando crees en ti. El día 15 de mayo a mis 19 años de edad, me convertí en el mexicano más joven en la historia en hacer cumbre en Everest (8848 mt.) y el mexicano más joven en la historia en subir una montaña de arriba de 8000 MSNM (metros sobre el nivel del mar)”.

“En la cumbre del Everest, toque una pieza de piano, rompiendo el récord de (Highest altitude piano/keyboard performance)”, añadió.

“27 horas después, estaba en la cumbre de Lhotse (8,516) (4ta montaña más alta del mundo) convirtiéndome en el mexicano más joven en la historia en subir Lhotse, al igual que el mexicano más joven en la historia en subir dos montañas de arriba de 8.000 MSNM”.

Martínez dijo además que al escalar “esas dos montañas en tan poco tiempo rompí otro récord”, refiriéndose al “más joven en completar un doble encabezado de los ocho mil más altos Everest-Lhotse”

Tras destacar otros récords que ha vencido tras escalar ambas montañas, Juan Diego Martínez agradeció “a todas las personas que estuvieron apoyando con sus oraciones, mensajes, buenas vibras, etc.”, y “especialmente muchas gracias a mis papás por acompañarme al campamento base, a mi familia por siempre estar tan al pendiente, a mis amigos, Inés mi novia y gracias a Dios por darme la oportunidad”.