Foto del Servicio Católico de Noticias
La expectativa de los católicos está centrada en la visita del Santo Padre a México y Cuba.
Foto del Servicio Católico de Noticias
La expectativa de los católicos está centrada en la visita del Santo Padre a México y Cuba.
ROMA-El Presidente del Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM), Mons. Carlos Aguiar Retes, recordó que el viaje que inicia el Papa Benedicto XVI no llega solo a México y Cuba, sino que visita a toda América Latina y el Caribe.

Mons. Aguiar Retes indicó en una entrevista concedida a Radio Vaticana, que efectivamente, "el viaje del Papa a México y Cuba no es solamente una visita a estos dos países, sino que será simbólicamente que a través de ellos, un abrazo a todos los países de América Latina y del Caribe".

El Obispo explicó que "la realidad que vive Cuba y la realidad que vive México son dos expresiones bien distintas entre ellas, pero aún así, representan las diversas situaciones de la mayor parte de los países de América Latina".

El presidente del CELAM indicó que en México estarán presentes "prácticamente todas las conferencias episcopales americanas, desde Canadá a Argentina, mientras que en Cuba, estarán la mayor parte de las Conferencias Episcopales del Caribe".

"De este modo, la visita se convierte en un encuentro que se prolonga, que se amplía. Seguramente, mucho de lo que diga el Santo Padre nos será de ayuda y nos permitirá orientarnos en las situaciones que vive cada país", consideró.

El encuentro con el Santo Padre será una ocasión especial para mostrarle todos los avances que la Iglesia de Latinoamérica ha dado desde la última visita de Benedicto XVI con ocasión de la V Conferencia General de Aparecida, Brasil, en mayo de 2007.

"Han pasado cinco años y la Iglesia está en camino: la Iglesia de todos los países –junto con las conferencias episcopales y el reconocimiento del CELAM-, están en camino y están siguiendo un itinerario para responder a la Misión Continental que fue proclamada en Aparecida – es decir, el deber de la Iglesia de dar a conocer el Evangelio que Cristo mismo mandó a predicar a los Apóstoles-", dijo.

Para Latinoamérica, "es ya una gran alegría la presencia del Papa en sí, porque él nos trae un mensaje de gran comunión: el deseo de compartir con nosotros la situación que vivimos", y "en particular, esperamos que su palabra – que se ha siempre caracterizado por una gran profundidad y es siempre muy adecuada a momentos y contextos diferentes de vida, basado en la Palabra de Dios y el Magisterio de la Iglesia- nos ayude y nos anime a mantener siempre alto un rostro entusiasmado", concluyó.

*Aciprensa.