María de los Ángeles Romero Iragüen, madre de familia, laica y abogada, asumió la cancillería de la diócesis de Talca (Chile), convirtiéndose en la segunda mujer en asumir un cargo así en la Iglesia en Chile.

La ceremonia de juramento se realizó el 28 de mayo y fue presidida por el obispo de Talca, Mons. Galo Fernández, en compañía de sus familiares más cercanos.

En la ocasión, Romero realizó su profesión de fe y juramento de fidelidad, firmó el decreto de nombramiento y encomendó su labor a la Iglesia a la Virgen María.

Mons. Fernández dijo que “tradicionalmente este era un oficio que lo desempeñaba un sacerdote, sin embargo, no hay ninguna norma que lo exija, puede ser un laico”.

El Obispo explicó que desde hace un tiempo María de los Ángeles colaboraba junto al P. Carlos Letelier, canciller saliente, “realizando un gran trabajo”. “Por eso nos pareció que era bueno nombrarla, además que es un signo de una Iglesia que abre espacios para la participación de laicos y de mujeres especialmente”.

Romero es abogada y máster en Derecho Canónico por la Pontificia Universidad de Salamanca. Desde hace cinco años trabaja en el Departamento Jurídico del Obispado de Talca y desde 2019 es secretaria del Canciller saliente.

Romero manifestó estar “muy honrada, muy contenta de asumir este oficio eclesiástico, que me da la oportunidad de desempeñarme y servir a la Iglesia de la manera que ya venía haciéndolo en la práctica”.

También dijo estar “muy sorprendida y agradecida por tantas personas que me han mostrado su alegría y su apoyo al yo asumir este oficio, gracias a todos”.

Romero explicó que un canciller es un ministro de fe “que autentifica y emite la documentación con una validez jurídica dentro de la diócesis, para poder llevar de buena forma todo el tema administrativo canónico que realiza el obispo y también la curia”.